?>
Deportes

Juniors construye triunfos

Ganó el Albo. Con uñas y dientes, y al final, Juniors le ganó a Estudiantes y es firme líder.

Las paredes levantadas por hinchas y socios de Juniors después de la tormenta fueron testigos de un triunfazo. Porque el Albo derrotó 3-2, en un partidazo, a Estudiantes de Río Cuarto y amplió la ventaja en la tabla. Gaviglio, dos veces y Javier Correa, cuando el partido se terminaba, marcaron para los locales. Pérez y Zalazar, descontaron para los del Imperio.

Ni se habían terminado de acomodar y, en el primer tiro al arco, Estudiantes se puso 1-0 con un golazo de Pérez desde afuera del área, a los 9m del arranque. El golpe del gol en contra fue sentido por el Albo que no podía recuperar la pelota. El Celeste estaba bien parado y cada vez que encaraban para el área rival había peligro.

A los 16, Zalazar casi grita el segundo con un tiro que terminó pegando en el palo, después de combinar con Andrés Aimar. Con el ex Belgrano como conductor, el León del Imperio, era mejor ante los locales que estaban lejos de sus antecedentes inmediatos.

Con mucha actitud, el Albo acorraló al rival y tuvo su única chance bien aprovechada: a los 30, Mancinelli derribó a Vaccari adentro del área y Gaviglio metió el 1-1 con un derechazo cruzado.

Después del empate, Estudiantes siguió mejor y volvió a tener chances. A los 36, Piris le tapó un cabezazo a Reartes que iba directo al gol. Los dirigidos por el Loco Enrique terminaron la etapa sin tener la pelota y jugando mal. El empate era demasiado premio para el Poeta ya que el Celeste fue el mejor de los dos.

Se despertó el albo. En el segundo tiempo, Juniors fue otro equipo. Con movilidad y toque construyó juego. A los 4, le quedó una pelota suelta a Gaviglio que fusiló a Mancinelli para el 2-1. El que salió a buscar como un león herido fue Estudiantes. Aimar, el mejor del visitante, hizo expulsar a Barrera a los 12 y el Albo ahora tenía que aguantar el resultado con uno menos. A los 24, llegó el 2-2 de Zalazar que definió desde el piso un centro de Aimar. El hombre de más animó a los dirigidos por Domizzi pero el jugador de menos no achicó al Poeta.

Estudiantes trató de manejar la pelota como en el primer tiempo pero fue un toqueteo intrascendente. El Albo, pobló el medio y no dejó progresar a Aimar y compañía. Al final, cuando las piernas acusaron el cansancio de una cancha pesada y del calor, los dos equipos parecieron conformarse con el empate pero no fue así. Juniors tenía reservada una carta más. La de Correa, que entró por Gaviglio a los 43 y, tres minutos después, en la primera que tocó, encaró en posición dudosa y la mandó a guardar para hacer saltar a los hinchas de Juniors que, con el triunfo, le sacaron siete puntos al escolta.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo