?>
Deportes

Instituto: Velázquez y los goles sentidos

Tras recuperarse de su lesión y ser suplente, no se sentía parte. Con goles claves, recupera su mejor forma. “Va a ser difícil que nos volteen. Hay un gran grupo”, le dijo a Día a Día.

Javier Velázquez empieza a hablar y baja la mirada. Hay algo que se quiebra adentro suyo y, aunque las sostenga, hay un par de lágrimas que quieren salir para afuera.
Es que hay mucha bronca contenida en el cuerpo de este flaco de casi 1,90 metro. Hay una sensación que lo mantiene incompleto. Que no lo deja disfrutar de las cosas como él querría. 

“Estos dos goles se los dedico a mis compañeros. Es para ellos”, dice Javi, cuando esos dos goles para definir el 3-0 ante San Martín de San Juan todavía están en la cabeza y en el corazón de todos los hinchas de Instituto.

Pero hay algo que no está bien... ¿Qué estaría mal en un jugador de fútbol después de hacer dos goles en un equipo que está peleando por ascender? ¿Quién podría estar amargado después de semejante noche?


Algunas de esas sensaciones lo abordan a Velázquez.


Porque desde aquella maldita rotura de ligamentos en su rodilla, jamás ha vuelto a sentirse aquel Javier Velázquez poderoso, ganador, goleador.


Este Velázquez (30 años, nacido el 3 de febrero de 1984) es un jugador que va juntando pedacitos del que fue. Que intenta armarse. Levantarse y reinventarse.


Algo muy similar a lo que sucede con el club que hoy le toca defender y con el que se ha encariñado más de la cuenta, después de quedarse tras su lesión y estar jugando la segunda temporada en Alta Córdoba.


“Es especial para mí este momento y no es fácil. Lo hablé con los muchachos, con el plantel. Les dije que no lo sentía, no lo disfrutaba de la misma forma de ellos todo este momento y lo que se está consiguiendo. La lesión la verdad que me mató. No podía jugar, no podía volver a mi nivel... Y la verdad que el grupo siempre me alentó. Quedó demostrado en el segundo gol contra San Martín, creo... todos me fueron a abrazar. Eso para mi vale mucho más. Pero la verdad es que me gustaría darle más al equipo… A veces no me sentía parte. Me hace feliz poder ayudar, como con estos dos goles”, le cuenta el propio Velázquez a Día a Día, ahora más frío, más reflexivo.


La definición contra un palo para el 2-0 y el cabezazo, elevándose más alto que nadie, para el 3-0, ya están en el archivo de sus goles en la Gloria.


Como también quiere archivar todo lo malo que le pasó. Para mirar hacia delante. Y lo que viene es Ferro, el sábado a las 18.


Velázquez volverá a estar en el banco, con sus goles guardaditos abajo del brazo, por si el equipo los requiere.


“Hay que estar ahí cuando el equipo nos necesita. En esta instancia somos todos importantes, cada uno tiene que aparecer para aportar lo suyo. Es la única forma de poder sacar el equipo adelante. Contra San Martín lo volvimos a demostrar, que todos nos sentimos que podemos colaborar. Y seguramente lo vamos a seguir dejando en claro hasta el final”, agrega el 9, ahora con la 18, que ya suma cuatro goles en el presente certamen: tres a San Martín de San Juan (el primero fue en el juego de la ronda inicial, el día de su vuelta tras la lesión) y en
el 3-2 ante Villa San Carlos.

“Ya pasó en todo el campeonato. Peleamos contra lesiones, suspensiones, lo que sea, siempre apareció algún compañero para dar una mano en el momento que el grupo más lo necesitó. Contra San Martín me tocó a mí y eso me hace muy feliz. Hay un gran grupo en este Instituto”, recalca el oriundo de Zárate, ex Club Atlético Defensores Unidos, Independiente de Mendoza y Racing de Avellaneda. 

–Se los nota fuertes, decididos en busca del ascenso.
–Estamos muy bien. Va a ser difícil que nos volteen jugando de esta manera. Somos un equipo que juega bien al fútbol, que intenta, que va al frente. Este equipo tiene algo extra que no creo que muchos lo tengan. A pesar de todo lo que hemos pasado, seguimos ahí arriba... Te repito, va a ser muy difícil que nos volteen.

–¿Se hacen muy largas esta tres fechas que restan? ¿Cómo se vive?

–Se hace eterno, olvidáte. Tenemos una semanita bastante corta y tenemos otra final en Caballito. Si llegamos a obtener un triunfo, vamos a haber dado un paso gigante para lograr lo que todos queremos. Dependemos de nosotros. Varios quieren lo que tenemos, pero será difícil que lo perdamos.

Con dos bajas para visitar a Ferro
El plantel que conduce técnicamente Daniel Jiménez entrenó ayer por la mañana, ya que no hay demasiado tiempo: el sábado, a las 18, se juega otra final visitando a Ferro en Caballito, por la fecha 40. El juego será televisado por Canal 10. 

Hay dos bajas confirmadas para el equipo: el defensor Pablo Frontini y el volante Maximiliano Correa, ambos por llegar a la quinta amarilla.

Es probable que Abel Masuero reemplace a Frontini en la zaga, mientras que por Correa hay dos chances: que ingrese Mauro Bellone o que Emiliano Tellechea sea doble cinco para que entre Pablo Burzio o Nicolás López Macri como volante por derecha.


“El objetivo es el ascenso, claramente. Nos metemos de cabeza con eso. El objetivo estaba de antes, pero, cuando llegué al club, hablé con los directivos y el objetivo fue apuntar a conseguir 60 puntos. Este grupo (por los jugadores del plantel) pasó muchas cosas difíciles: problemas económicos, problemas con otras cuestiones... pero siempre estuvo unido y ahora más que nunca. Ojalá que terminemos con los 9 puntos que faltan”, dijo Miliki.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo