?>
Deportes

Instituto perdió 2 a 0 contra All Boys en un flojísimo partido

La Gloria dejó pasar la oportunidad de acomodarse más arriba en la tabla de posiciones de la B Nacional. Quedó sexto.

¿Viste cuando tenés esas noches donde nada te sale, no te queda una pelota, no encontrás la fórmula, el juego y mucho menos la vuelta al rival que tenés al frente?

Esto le pasó este martes, en Floresta, a Instituto Atlético Central Córdoba.

Jugó uno de los peores partidos desde que Claudio Demaría asumió como director técnico y también uno de los más pobres de esta campaña.

Y, por supuesto, en ese marco, perdió 2 a 0 contra un All Boys que hizo su negocio y hasta pudo haber metido algún gol más.

El primer tiempo fue decididamente malo. Ambos equipos entraron con urgencias distintas y eso se notó dentro del campo de juego.

El local, obligado a buscar un buen resultado para escalar en la tabla de posiciones, asumió la iniciativa y trató “a los ponchazos”, de arrinconar a Instituto contra su arco.

Lo único que pudo hacer en ese intento, fue complicar al fondo de La Gloria con un par de centros en los que Olivera dudó y mucho a la hora de salir a cortarlos, lo que llevó riesgo al arco visitante.

En ese marco, La Gloria se refugió en el contragolpe y la posibilidad de meter algún “sablazo” y obligar al local a jugar a ese ritmo.

Hubo intentos, pero quedaron en eso nada más, jugadas de riesgo, realmente poco y nada.

Y, cuando parecía que lo tenía todo controlado, a los 42 minutos de la etapa inicial un doble remate en el área del mismo jugador, Vázquez, sentenció el parcial a favor del local.

En medio de tanta pobreza a la hora de jugar, el Albo había sacado un poquito de ventaja sobre su rival y quizás se merecía irse a los vestuarios con la ventaja.

Tromba. El segundo tiempo fue totalmente distinto.

Cuando parecía que Instituto debía tomar la iniciativa, el local puso el pie en el acelerador y los jugadores de la visita miraban cómo pasaban y tocaban una y otra vez.

Y el punto máximo del bostezo generalizado del 11 de La Gloria que estaba en cancha, volvió a pegar All Boys.

Y la foto fue una muestra de lo que pasaba hasta el momento, ingreso sólo por el segundo palo del Cahué y cabezazo al fondo de la red. Nadie en Instituto atinó a nada.

Fue como un golpe de nocaut, para un equipo que no encontró nunca la pelota y tampoco lo haría después.

El DT Demaría trató de agregarle un poco más de fútbol al mediocampo y al ataque con tres cambios antes de los 30 minutos. No pasó nada.

Apenas una jugada de peligro real y mucha confusión. Y si no fuera porque Olivera se reivindicó de los errores del primer tiempo, la diferencia podría haber sido mayor.

Perdió Instituto, y tiene mucho para pensar. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo