?>
Deportes

Instituto cerró el paraguas y perdió

Las sensaciones de una tarde que, a pesar de la lluvia inicial, parecía que se vestía de albirrojo. Pero, en el segundo tiempo, Chacarita lo dio vuelta y le ganó bien.

Los paraguas se empezaron a abrir. El agua caía y molestaba. Antes del inicio, parecía que se caía el mundo y los cordones de las veredas de Alta Córdoba no se veían de tanto lluvia.  Pero, después de un parate por haber quedado libre en la fecha pasada, no importaba la lluvia. Los casi diez mil hinchas que se llegaron al Monumental querían volver a ver a Instituto. Y a contra Chacarita siempre es especial.

Las nubes se empezaron a abrir de a poco. La ropa de los fanas albirrojos se iba secando de a poco y, adentro de la cancha, el equipo se iba sacudiendo los restos de agua. Y parecía que volvía a ser de una de esas tardes gloriosas. El Tanque Gotti, que siempre se las arregla para que no se le moje la pólvora, había puesto el 1-0 promediando la privictmera mitad y todo estaba encaminado para una victoria más que necesaria para el futuro.

Pero los nubarrones volvieron pero esta vez, los paraguas futbolísticos no fueron abiertos por Instituto. En el inicio del segundo tiempo, Chacarita le metió dos cachetazos seguidos, con dos córner idénticos. Salinas y Alderete, en el área chica albirroja, daban vuelta el partido ante la sorpresa de los hinchas. Muchos que recién se volvían a acomodar en las tribunas y se encontraban con que el equipo iba perdiendo. 

Y adentro de la cancha, los muchachos de La Gloria salieron a tratar de acomodar de nuevo las cosas. Desde afuera, los hinchas nunca dejaron de alentar. Esa confianza se trasladó en la jugada del empate, otra vez de Gotti a los 15 del complemento. 

Pero, la defensa local volvió a dudar. Y, a los 27, Oroz metió el tercero para Chacarita y enmudeció a casi todo el estadio. Desde las populares bajaba algo de aliento pero, en el campo de juego, todo lo dominaba Chacarita. La tormenta perfecta era manejada con mucho fútbol por el Funebrero que aprovechaba el paso de tiempo para llevarse a Buenos Aires un triunfo que le permita seguir de cerca a los que pelean por el ascenso a Primera. Pero esos nubarrones que parecían haberse disipado, volvieron a preocupar a todo Instituto que queda muy lejos de la ilusión de un ascenso que se ve muy lejano en este comienzo de la segunda rueda de la Primera B Nacional.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo