?>
Deportes

En Instituto, Burzio está

Una vuelta. Ante Merlo, Pablo Burzio volvió a jugar oficialmente tras su dóping. “Estoy feliz. Quiero agradecerle al cuerpo técnico y a mi gente”, dijo.

Volvió una noche. Y volvió a sonreír. Pablo Burzio se reencontró con aquel Pablito Burzio peladito que los hinchas de Instituto empezaron a conocer en el inicio del pasado torneo. Y la felicidad tenía la cara de Burzio el viernes por la noche en el vestuario albirrojo, a pesar del empate 0-0 ante Deportivo Merlo, en la fecha inaugural de la B Nacional.

Es que el pibe oriundo de Bulnes (350 kilómetros al sur de Córdoba) logró dejar atrás una historia de esas que ningún futbolista quiere vivir: la de equivocarse. A Pablo Burzio le pasó, pero tuvo la hombría para salir adelante. Y ante Merlo tuvo su premio. El de volver a ser.

Tras aquel doping por consumo de marihuana que lo dejó afuera de toda la segunda parte del campeonato, el delantero surgido de la cantera del club volvió a saltar a la cancha. Y volvió a sentirse jugador profesional.

Por eso la felicidad de papá Rubén, mamá Mariela. Su hermano de Fabián. Y, más que nadie, su novia Tatiana y su hijita Solange. Todos vivieron ese re-debut de Pablo como si fuera aquel primero. Aún más emocionados.

Pasado pisado. La historia contará que al control antidoping se lo realizaron el 5 de febrero, en el 0-0 de la Gloria con Ferro. Y dio positivo. En la pasada campaña, Burzio había sido titular hasta la séptima fecha. Y, luego, alternó ingresando desde el banco de los suplentes. Como aquel día ante Ferro. Que sería el último.

Pero es una historia de la que Pablo ya no quiere hablar. Que dejó atrás. “Es pasado”, como dice. Pero también un aprendizaje gigantesco.

Ahora mira para adelante y disfruta el haber podido vestirse otra vez de jugador.

“La verdad que estoy muy contento, agradecido a toda la gente, que me recibió muy bien. También especialmente agradecido al cuerpo técnico y a la dirigencia que confiaron en mi. Agradecerles a ellos y tratar de devolver toda esa confianza trabajando y haciendo bien las cosas adentro de la cancha. Quiero aportar lo mejor”, expresó ante Día a Día el pibe de 19 años (nació el 3 de diciembre de 1992), quien ya tiene 15 partidos en el club, y un gol, ante Aldosivi, en la segunda fecha de la pasada campaña.

“Me siento muy bien, hicimos una muy buena pretemporada todos. El equipo jugó muy bien, en el primer tiempo creamos muchas oportunidades. Estoy convencido que jugando de esta forma vamos a ganar muchos partidos. Esto recién empieza. Lo importante es terminar bien”, agregó Pablo.

“Estoy contento y feliz. Se armó un grupo nuevo, muy unido y lindo, que es lo que caracteriza a Darío (Franco). Tratamos de ir a de a poco para lograr el objetivo. Somos casi todos nuevos. En el equipo titular quedaron muy pocos. Debemos rearmar esto. Pero los chicos nuevos son piolas. Y creo que los objetivos se van a cumplir. Queremos llevar a Instituto a Primera”, cerró Pablo.

Burzio es el que pasó su tormenta y ahora otra vez está mirando como sale el sol. Una noche de viernes 10 de agosto del 2012 volvió. Y dejó en claro que está. Y que va por mucho más.

............................

Mundo Gloria

»SE VIENE. El sábado, a las 15.30, la Glo visitará a Almirante Brown. El plantel retoma mañana los entrenamientos. El DT Franco no tiene lesionados ni suspendidos.

»INFERIORES DE AFA. Ayer, se midió ante Gimnasia LP, por la 5ª fecha de la Zona Competencia. 4ª, 5ª y 6ª, en La Plata, se suspendió por el clima. Acá: 7ª, 1-1; 8ª, 1-3 y 9ª, 3-1.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo