Lunes 21 de mayo, 23:54
Nublado 15º / 58% +
/ Registrate

Instituto: apretados

Los barras acusados de los aprietes, ahora están acorralados. El fiscal que investiga los hechos ocurridos en el regreso de la hinchada desde Corrientes decidió liberar a 21 barras y dejar presos a 23. Estarían identificados los más peligrosos y podrían tener vínculos con dirigentes.

Los barras no podrán ir a la cancha, acercarse a los jugadores, ni hablar con el cuerpo técnico.

Los barras no podrán ir a la cancha, acercarse a los jugadores, ni hablar con el cuerpo técnico.

  • de
  • Instituto: apretados

    22/05/2012 00:00

    Por Dante Leguizamón

    El fiscal Marcelo Hidalgo ordenó ayer liberar a 21 de los 44 hinchas de Instituto que permanecían detenidos tras emboscar y amenazar a los jugadores del club. Los que seguirán presos (unas 23 personas) serían parte del núcleo duro de la barra Los Ranchos, que protagonizaron los incidentes en el camino de regreso desde Corrientes a Córdoba, después de que Instituto perdiera 3-2 contra Boca Unidos.

    Hablando con algunos de los 16 abogados contratados por los detenidos, Día a Día logró realizar una lista de los imputados y conocer que, entre los que permanecerán detenidos, hay una gran mayoría que posee antecedentes penales graves (algunos con sentencias firmes en su contra) que incluyen tenencia de arma de fuego, infracciones a la ley de drogas, amenazas calificadas, robos y asaltos calificados.

    Los que se van. Los 21 hinchas liberados no quedan libres así como así, sino que deberán cumplir varias imposiciones por parte de la Justicia. No podrán cambiar de domicilio sin comunicárselo a la justicia, tienen prohibido mantener contacto con testigos o víctimas de lo que pasó en aquel viaje, tampoco podrán acercarse a los jugadores o hacer contacto con el cuerpo técnico o a la dirigencia del club.

    También tienen prohibido salir del país y asistir a los partidos de su club estando obligados a presentarse cada vez que juegue Instituto en la comisaría más cercana a su casa, media hora antes del comienzo y media hora después del final de cada partido. Si alguno de ellos no cumple esas imposiciones irá preso directamente y tendrá que pagar una fianza para volver a quedar libre.

    Por qué se quedan. El fiscal cree que entre los 23 que permanecerán detenidos están los integrantes más importantes de la barra Los Ranchos. De ese total 15 son vecinos de la zona de Villa El Nailon y barrio Mariano Moreno. Todo indica que ellos, junto a otras personas oriundas de barrio Ayacucho, consiguieron la plata (aparentemente de un directivo) para pagar el viaje a Corrientes en colectivo.

    El contacto con el club habría estado a manos de un tal “Chueco”, que habría viajado hasta Corrientes en auto, mandando a sus compañeros en el colectivo. Sus hombres en el micro habrían sido “el Puma”, otro de sobrenombre “Koke”, otro apodado “Canario” y un joven, de 20 años, que llegó a jugar como arquero en la cuarta división del club, a quien llaman “Tenaza”. Fuentes de la investigación dijeron que todos ellos, bajo el mando de “el Chueco” son lo que se llama “hinchas de primera línea”, y que estarían muy relacionados con la actual administración del club.

    Según esas sospechas, el contacto telefónico (un mensaje de texto) que ingresó al celular del capitán Osvaldo Barsottini anunciándoles a los jugadores “hay balas para todos” no podría haber sido enviado por “el Tenaza”, sin contar con el apoyo de sus compañeros, el aliento del “Chueco” y, posiblemente, el estímulo de algún dirigente. Algunos afirman que el apriete le costó a quien lo pagó una cifra cercana a los 8 mil pesos.

    El diario La Voz del Interior publicó que, cuando el vicepresidente del club de Alta Córdoba, Ricardo Domínguez, escuchó sobre las amenazas, dijo: “No fue tan grave. Se hace más grave de lo que es”.

    Día a Día intentó consultarle a Domínguez si reconocía los apodos de los hinchas que se publican en esta nota, pero el directivo no atendió el teléfono.

    Ex Kapangas. En el colectivo de los incidentes también viajaba un hombre de 43 años apodado “Pequeño”, que no es integrante de Los Ranchos y que supo ser lugarteniente del histórico jefe de la hinchada, conocido como “el Negro Fabián”. Tanto Pequeño como Fabián habrían sido muy cercanos a la administración del ex presidente Diego Bobato y ahora no tendrían tan buena relación con la nueva conducción.

    Algunos hinchas le dijeron a Día a Día que “si el negro Fabián hubiera viajado, los incidentes se habrían evitado”. Fueron los mismos que afirmaron que a los viajes se lleva “un mínimo de seis armas por colectivo”. Para ellos las armas no son para usar, pero como los integrantes de “Los Ranchos” están descontrolados, las usaron.

    Es bueno saber que hasta hace unos meses la hinchada estaba unida bajo el nombre de Los Kapanga. Sin embargo, después del partido contra Almirante Brown de la primera ronda, una pelea terminó con el desprendimiento de “Los Ranchos” y el germen de las riñas que existen hoy.

    Banderas. Ayer este diario supo que los hinchas le pidieron al fiscal que les devuelva las banderas secuestradas, pero que el fiscal (poético) les contestó: “No me pidan como ciudadanos lo que no supieron defender como hinchas”.

    Cosas del fútbol, dicen.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 21/05/2012 | 23:54:53 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/168064?recache=1