?>
Deportes

El hincha de Instituto espera el partido con Independiente con la ilusión medida

El socio e hincha de la Gloria vive días bravos. Entre la fe y la ilusión, y los fantasmas del pasado. Igual, hay banca para el equipo.

Hay cosas en la vida que no se eligen. Simplemente, suceden. Ser hincha de Instituto es una de esas. Nacer en Alta Córdoba tiene como mandato primero adoptar esos colores. Si algunos doctores cuentan que han visto nacer niños del vientre de sus madres con sangre roja y blanca. Es un pacto de la cuna al cajón. Sin interrupciones posibles.

Ayer, en la fila que se mantenía constante en la puerta de la sede de la Gloria, en la esquina mágica de Jujuy y Calderón de la Barca, había dos viejitos tomados de la mano. Esperando. Pero de la mano. Alguien se arrimó a preguntale al señor, llamado Eduardo Azuaga, para qué era esa fila. “¿Y vos sos socio, nene?”, preguntó Eduardo, casi como una orden.

Ellos dos son Eduardo y Catalina, un matrimonio de socios vitalicios que entre ambos tienen más de 120 años de cancha. Y estarán mañana, a las 17, ante Independiente en esa nueva “final”. Otra más para este club que las ha pasado todas: buenas y malas.

“Tengo 68 años, nene. ¿Y cuántos años de cancha tengo? 68. Desde que nací soy de Instituto”, afirma Eduardo, socio vitalicio Nº4128, hoy jubilado y en otro tiempo comerciante. Ambos viven en la casa matrimonial a tres cuadras del Monumental. Y son una fija cada partido de local en la Platea Alta.

“No nos conocimos en la cancha, pero ya son 34 años de matrimonio. Y siempre juntos a la cancha. ¿Qué espero para el domingo? Nunca se sabe con el fútbol. Pero acá estaremos”, dice Catalina, que no suelta la mano de su marido, mientras ambos avanzan en la fila. “Mirá si no vamos a venir con Independiente. Estuvimos el día de Ferro, cuando se perdió aquel ascenso. Y vamos a seguir estando. Este es un club muy sufrido. Hemos pasado cada una, cada final perdida, y acá estamos”, cuenta Eduardo, papá de Germán, también glorioso. “Y disculpa, pero ya nos toca comprar el bono y actualizar la cuota. ¿Te sirve eso para el diario”. Claro que sirve, señor.

NO AFLOJAN. “Camisetas, 150. Gorritos, buzos, vendo”, grita Juan Guerrero, quien vende la pilcha de la Glo en ese misma esquina frente a la sede desde hace 49 años. “Soy de Belgrano, pero acá estoy desde hace casi 50 años. Esta gente es muy sufrida. La ha pasado muy mal. Pero ahora los noto distintos. Ojalá se les dé”, dice. Desde un taxi, se baja una señora que compra dos camisetas para sus nietos. Y va hacia la sede, como la gran mayoría. En las boleterías, el movimiento también se nota. Aunque explotará hoy y mañana.

“No aprendemos más, y vamosa seguir viniendo”, se ríe Sergio Olocco, uno de los directivos que ingresó junto a Morellato en la nueva CD. Y que hoy viven un momento impensado.

Ya salen de la sede Eduardo y Catalina. Ellos son un símbolo de lo que significa ser hincha de Instituto: un matrimonio para toda la vida. Han soportado las peores tormentas, y aquí siguen estando, más allá de los fantasmas y de ese mito de que la Gloria “no quiere ascender”. Porque esto no se elige. Sucede. Y seguirá sucediendo.

Miliki lo tiene listo: va BurzioAyer a la tardecita, en el Monumental, Daniel Jiménez hizo otra práctica de fútbol y terminó de definir el 11 para jugar mañana, a las 17, ante Independiente por la fecha 41ª de la B Nacional (arbitraje de Lousteau).

Pablo Burzio será titular y saldrá del equipo Sebastián Ereros. Para el juego “del año”, la Gloria formará con Chiarini; Damiani, Frontini, Schmidt y De Miranda; Burzio, Correa, Vismara y Tellechea; Favalli y Juan Martín. Anoche, tras la práctica, el plantel compartió un asado y quedó concentrado. Junto al 11, conforman la delegación Barucco, Masuero, Dematei, Bellone, Ereros, López Macri, Bernadi, Velázquez.

¿DOS PALITOS? La directiva estima que habrá unas 22 mil personas ante el Rojo y, entre bonos y entradas, se recaudará una cifra cercana a los dos millones de pesos.
Con ese dinero, la directiva podrá abonarle los salarios de abril al plantel y también pagarle a los profesores de inferiores.

500. Se estiman unos 500 efectivos policiales para el partido de mañana. Serán estrictos con “infiltrados”.

Entradas.Las entradas para no socios se venden hoy de 10 a 19 en boletería de Calderón de la Barca y Sucre; y mañana desde las 10 hasta el horario del partido.

Los precios: Popular $65 / Damas y jubilados $35, Preferencial $90, Platea baja $120, Platea Lateral $150, Platea Roja y Blanca $200 y Niños a cualquier ubicación $20.
Los socios acceden con la cuota de mayo al día y deben comprar un bono cuyo precio para caballeros es de $50, en tanto que damas, jubilados y menores abonan $30. La administración atenderá hoy de 9 a 13 y mañana desde las 10 hasta el horario del partido.
No socio, en cambio, además de la entrada deben comprar el bono de $100 para caballeros y damas y de $30 para jubilados y niños.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo