?>
Deportes

Es cuestión de segundos, Belgrano: empató 1-1 con Lanús por la ida de la Sudamericana

Belgrano en la Copa Sudamericana. Lo ganaba a segundos de iniciado el partido por gol del Cuqui Márquez. Y se lo empataron a segundos del final. 1-1 en el Kempes. Bajón.

En segundos se terminan dos años y pico de días de vivir con un puñal en el hígado. Doliendo todos los días. En cada momento que los primos salen con eso de que “no saliste del país”. En segundos nada más. En 15, en 17, lo que sea, en segundos nada más. ¿Nada más? Qué va a ser “nada más”. ¿O no se notó cómo gritó el Cuqui Márquez su gol a los segundos del inicio del partido con Lanús? Si es él quien más sufrió en 2013. Si hay quienes le echan la culpa de que Belgrano no le ganara 2-0 a Vélez en la ida de aquel choque, en Alberdi, el día de la primera vez “internacional”.

Si tenía sólo para él el arco y pensó unos segundos y la tiró afuera. Nadie más que Márquez sufrió estos dos años. Si nadie se acuerda que Vélez ganó allá 2-0. No, todo es Márquez y ese gol que no fue. Y lo sabía. Y lo supo cuando le abrió la pelota a Zelarayán, después del pitazo inicial del brasileño Ricci. Y lo supo cuando fue a buscar el rebote que nació en la maniobra del Chino. Y se acordó de aquella vez con Vélez y, entonces, esta vez no pensó. Él que siempre piensa, justo él, esta vez no pensó. De zurda, papá. De una, qué vueltas ni vueltas. Así, de pecho. Bombazo de zurda. Y que Ibánez cuente si la vio. Y gol. Gol de Belgrano en la Sudamericana. 1-0 a Lanús

En segundos se condensaron esas historias. Segundos nomás. Si la vida es eso, Belgrano, segundos nomás. Un instante. Como el instante en el que Parodi tira un caño y se va hacia el arquero. Es el instante en el que no elige bien cómo definir. Es el instante en el que se corta el aire con un algodón en el Kempes porque Martínez saca un derechazo que besa el palo.

La vida es cosa de segundos, el partido también. Es cada segundo que usa Lanús para preocupar en el segundo tiempo. El partido es “segundos” y algunos interminables. Como casi todos los del segundo tiempo. Son los segundos en los que Zelarayán tiene la pelota, segundos en los que respira Belgrano. Aguanta. Son segundos necesarios para que pasen más segundos. Para que el 1-0 del Cuqui siga valiendo oro. Segundos. Esos segundos en los que se gritó el gol anulado a Velázquez, que estaba adelantado. Son los segundos en los que todos ven cómo la cabeza de Gómez, a segundos para el final, metió el 1-1.

¿Fue el de Márquez el gol más rápido de la Sudamericana? ¿Fue el más rápido de la historia de Belgrano? Que lo digan los estadígrafos. De lo que no quedan dudas es que fue el gol más rápido en hacer olvidar dos años y picos de bronca. Tampoco quedaron dudas de que ese gol de Gómez, a segundos para el final, le volvieron a poner a Belgrano un puñal en el hígado. Igual, no te vuelvas loco Belgrano, la vida como el fútbol es cuestión de segundos. El 17 de septiembre allá en Lanús, otra vez será cuestión de segundos.

Síntesis

Lanús

Matías Ibáñez
Carlos Araujo
Gustavo Gómez
Diego Braghieri
Maxi Velázquez
Román Martínez
Matías Fritzler
Víctor Ayala
Oscar Benítez
Sergio González
Gonzalo Castellani

DT: Ricardo Zielinski

Belgrano

Pablo Heredia
Pier Barrios
Claudio Pérez
Cristian Lema
Federico Álvarez
Lucas Parodi
Guillermo Farré
Sebastián Prediger
Lucas Zelarayán
Fernando Márquez
Mauro Óbolo

DT: Barros Schelotto

Goles: PT, 15s Fernando Márquez (B), 43m Gustavo Gómez (L).
Cambios: ST, 23m Sebastián Leto por González (L), 25m Mario Bolatti por Prediger (B), 34m Jorge Velázquez por Zelarayán (B), 45 Gonzalo Di Renzo por Castellani (L). 
Amonestados: Óbolo, Barrios, Parodi, Pérez (B); Araujo, Fritzler, Castellani, Velázquez, Ayala (L).
Árbitro: Sandro Ricci (Brasil).
Estadio: Mario Kempes.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo