?>
Deportes

El drama de Pablo Magnín por la muerte de Barisone

El delantero de Instituto era amigo del futbolista que se accidentó. Quedó consternado, faltó dos días a las prácticas y está en duda para el domingo ante Villa Dálmine.

El accidente fatal de Diego Barisone (26 años), impactó al mundo del fútbol, ya que el futbolista de Lanús era muy querido en el ambiente.

El último adios fue en su Santa Fe natal, donde acudió una multitud. Entre ellos Frank Kudelka, técnico de Talleres y quien dirigió a Barisone cuando subió con Unión a Primera.

Y también Pablo Magnín, quien cultivaba una amistad estrecha con el desaparecido jugador, inciada por ser compañeros en el Tatengue.

Al goleador de Instituto la noticia lo conmocionó. Solicitó permiso al cuerpo técnico y a la dirigencia para despedir los restos de su amigo, por lo que no asistió a las prácticas del martes y miércoles, y está en duda su presencia para el domingo, cuando la Gloria visite a Villa Dálmine.

"Estaba muy mal porque eran muy amigos. No podía contener el llanto. Vamos a ver cómo vuelve, cómo se encuentra y decidiremos", explicó Héctor Rivoira, también conmovido por la muerte de Barisone.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo