?>

El cantante de cuarteto que juega al fútbol en un club de Villa Dolores

El vocalista de La Konga, Diego Granadé, también juega en la Liga de Villa Dolores. A veces, trasnochado, pero a pura pasión.

Cuando Diego Granadé comentó que además de ser el cantante de La Konga iba a jugar en la Liga de Villa Dolores, su ciudad, más de uno lo habrá tomado como un trasnochado. Y sí. Ahora canta con el grupo, se baja del escenario a la madrugada, duerme un rato y el domingo juega para el San Brochero Fútbol Club, de 10 pero con la 29 en la espalda.

“Los muchachos me dieron ese número, dicen que soy medio ñoqui porque no voy siempre”, bromeó el cantante.

En realidad, se lo toma en serio y también concurre a los entrenamientos cada vez que las giras de la banda lo permiten. Y alcanzó a jugar el tramo final del torneo, que acaba de concluir.

“Dos partidos completos y otros dos entrando en los segundos tiempos, con tres asistencias”, enumeró con orgullo. Es que se da el gusto de compartir sus pasiones. A tal punto que su viejo le puso Diego, por Maradona.

“El club es nuevo, va a cumplir un año. Y lo fundó gente amiga, de mi barrio de Villa Dolores, barrio Parque. Hasta hicieron una promesa y se fueron en bicicleta a Mina Clavero. Terminamos en mitad de tabla, pero jugando contra clubes importantes de la zona como Defensores y Comercio. Y hasta ganamos el clásico contra AFI (Asociación de Fútbol Infantil”.  

Gerardo Salomón y Francisco González, directivos del flamante club, le propusieron ser “refuerzo” del equipo. “Amo el fútbol y la música, y con 31 años cómo no me iba a animar. Lo hablé con los chicos de la banda y me bancaron. Hasta fueron a verme el día del debut, je. Va mucha familia a la cancha, los partidos son bravísimo y está llenos de personajes. Un compañero nuestro, el Juanjo, festeja los goles bailando un malambo”, recapituló.

Diego respira fútbol. Y música. “En el vestuario cantó yo, más vale, y también ponen la Mona. Eso sí, en la cancha no porque el capitán Alejandro Gil me caga a pedo”. Su presencia no pasa inadvertida, ya que La Konga tiene muchos fans en Traslasierra. “Lo que me putean…. Uno me gritó, ‘dedícate a cantar Pelado’, pero hubo buena aceptación.

Además, los árbitros son considerados, cuidan a los habilidosos, je. Y algunos de los rivales son seguidores de la banda, así que me perdonan la vida”, relató sonriente.

RESULTADO CANTADO. Jugar al fútbol es una pasión no sólo para Diego Granadé. Para toda La Konga. Uno de los “equipos” más fuertes en los torneos entre cuarteteros. Y se prenden en todos los picados, con otros amigos como David Layus. “Pablito Tamagnini es un Pájaro Caniggia. En cancha grande no lo agarrás. Y Nelson Aguirre (el otro vocalista), es el “3” y el que organiza los partidos”. Destacó a varios cuarteteros más por sus dotes futbolísticas. “La Pepa Brizuela la rompe. Nico Sattler y Facundo Herrera, de Chipote, también juegan bárbaro. Y está Damián Córdoba... Se hace llamar la liebre del fútbol cordobés. Si salimos campeones, lo llevo para el festejo”. 

También están los “colegas” profesionales: “Soy amigo de Franco Di Santo. Estuve en su casa en Inglaterra y me invitó a ir a Alemania, porque ahora juega en el Schalke 04. A otro que conozco es a Mauro Formica (Newell’s) y me felicitó cuando se enteró. Es enganche como yo, je”. 

San Brochero se tiene fe

El San Brochero Futbol Club nació en noviembre de 2015 en Villa Dolores y es el primer club en el país en llevar el nombre del primer santo de Argentina: el Cura Gabriel Brochero, lo que representa un orgullo para Traslasierra, como enfatizó Diego Granadé, el fichaje “estrella”. 

Hace un mes le llevaron al cura párroco de la vecina Cura Brochero las camisetas, en cuyo escudo destaca una cruz. Y fueron bendecidas, porque desde la Iglesia vieron con buenos ojos la iniciativa. También compraron una imagen del Curita Gaucho para que acompañe al equipo. “La idea es que sea un club familiar, que la familia vuelva a la cancha. Por eso también me gustó la idea de jugar acá, por el mensaje que se transmite”, afirmó el cantante. 

El San Brochero comenzó a participar en la temporada pasada y en todas las divisiones de la Liga de Villa Dolores. Incluso, en Cuarta División terminó segunda y disputa la instanca decisiva. La Primera División finalizó séptima en su zona, de 12 equipos. Una campaña decorosa, teniendo en cuenta que es su primera participación y contra clubes de más de 70 años de existencia. “En el próximo torneo queremos pelear más arriba. El Curita nos va a ayudar”, se entusiasmó Granadé. 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo