?>
Deportes

El balance de la gira de Talleres por México

Fin de gira. Talleres culminó su paso por México con victoria sobre el Mineros de Zacatecas 2-1. Un empate y una derrota completaron el periplo.

Se acabó el periplo. Talleres puso fin a una gira en el exterior, algo que no hacía desde la década del ‘80, afrontando partidos amistosos y desarrollando además la convivencia de un grupo de jugadores, auxiliares y cuerpo técnico que se aprestan al inicio de una nueva temporada futbolística, larga, tediosa, en el Federal A 2015.

La T se trajo un empate 2-2 ante Coyotes de Tlaxcala; una derrota con León 2-1 y este domingo la victoria sobre el Mineros de Zacatecas 2-1.

Tras México, el Matador terminó con un “cielito lindo”, un pretendido salto de calidad que deberá refrendarse ahora por los puntos, que es lo más “urgente”, necesario y fundamental para hilvanar objetivos de cara al ambicioso proyecto del presidente Andrés Fassi.

El hombre que dice que llegó para quedarse, que anunció tras ganar las elecciones: “No nos vamos más”. Mientras, ya anunció que en los próximos seis años espera poner al club en el máximo sitial nacional y quizás internacional.

Pero lo primero ha sido esta pretemporada. Que comenzó con tibieza allá por mediados de enero y que se fue consolidando con el viaje a Santa Fe y, finalmente, este paso por el país azteca.

Lo apuntado se ha cumplido. Primero la convivencia, el grupo. Luego, el equipo, los sistemas, la puesta a punto. “Se formó un grupo”, dicen desde la dirigencia, algo que se ratifica puertas adentros y es un reaseguro para la convivencia. Es todo un tema “el vestuario” y más en un Talleres que ha sido proclive a cambios y transformaciones que nunca pudieron dar el salto de calidad. Pues hoy, el equipo está en punto muerto otra vez, en la tercera categoría.

Con la llegada de Kudelka se busca apuntalar esa idea que transmite el club desde la convivencia, la imagen y la recuperación de la “mística” institucional. En cuanto al equipo, el técnico no se apartó en demasía de la idea de jugar con sólo un punta, abastecido y ayudado por volantes ofensivos. Un sistema “cerrojo” en el fondo, apuntalado por dos volantes, uno de marca “barredor” en la zona y otro ofensivo en nexo con la zona de ataque.

Kudelka no ha variado mucho en ese sentido. Y se apuntaló con la idea de una misma defensa que lo ha venido haciendo siempre de la misma manera, salvo algunos retoques, pero la esencia no se ha modificado: es decir Ivo Cháves, Adalberto Goiri y Wilfredo Olivera como centrales y con Nelson Benítez jugando por la izquierda. No parece que esto pueda cambiar, salvo fuerza mayor, pero no se vislumbran muchos cambios en este sector.

En el mediocampo hay dos o tres jugadores que no han dejado de sostenerse en la alineación como el paraguayo Rodrigo Burgos, Ezequiel Barrionuevo y Aldo Araujo. De allí el técnico fue probando. Hay una base que ya se intuye y que es lógico que el técnico la vaya puliendo para su gusto.

Pero de esto no habrá muchos cambios para aquel debut el 22 del corriente ante 9 de Julio de Morteros. Talleres ya dio un paso muy importante. Todo está a pedir del equipo.

“Tenemos un presupuesto que ronda los 3 millones de pesos mensuales”, confesó el propio presidente de la institución. Pero al fútbol hay que jugarlo. Hoy las diferencias con este nuevo torneo Federal parecen ser mucho más grandes que la del último torneo (hubo siete ascensos). Se ve aún un claro matiz “amateur” en la mayoría de las instituciones, propiciado sólo por una idiosincrasia de pueblos o lugares no acostumbrados a los grandes protagonismos en el fútbol argentino. 

Talleres, está claro, es un club de un relieve superior. Pero otra vez: hay que jugar. Se supone que este equipo, en esta nueva etapa, con las condiciones con las que contará la institución para desarrollarse en 2015 debiera marcar una diferencia absoluta, concreta, sin dejar ningún tipo de dudas. El fútbol suele convertirse en bello cuando la sencillez supera la grandilocuencia. Talleres está listo, cielito lindo, tras su paso por México para dar muestra de eso que todos entienden por “grandeza”. Entonces, a demostrarlo.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo