?>
Deportes

Día de la madre: homenaje a las mamás de todos los árbitros

Te sacan la roja. Los árbitros ante un día muy especial: el de la madre. Porque siempre los hinchas se acuerdan de ellas. Y contamos algunas historias.

Las puteadas que se come Lunati... Como todos, de Pitana a Nimo, pasando por Castrilli, Lamolina... A todos. Pero a los árbitros no es que les interesa un pito, y en el Día de la Madre se ponen sensibles. “No me preguntes por qué te amo, tendría que explicarte por qué vivo. Feliz día, mamá”, fue el mensaje de Lunatti en su casaca, tiempo atrás. Y para este domingo, los hijos árbitros levantan un monumento porque eligieron una de las profesiones más ingratas del mundo... para las madres. 

Javier Collado, árbitro de primera división retirado

“Mi vieja está curtida con los insultos, porque es hija, esposa y madre de árbitro”

Lilia Aguirre de Collado (69) es una mártir, en términos futbolísticos. Hija, esposa y madre de árbitros. “Mi vieja está curtida con los insultos, pero igual el mejor regalo que le pude hacer para un Día de la Madre fue dejé el arbitraje”, aseguró Javier Collado, ex árbitro en Primera.

Su abuelo fue árbitro en Tucumán y su padre, Raymundo Collado, dirigió en la Liga Cordobesa en la década del ‘70. Por eso su mamá tomó con naturalidad la decisión del hijo, de empezar con el arbitraje a los 15 años. “Me llevaba en un Citroën a los partidos en cancha de Unión Florida, de Villa Siburu. Se quedaba tejiendo dentro del auto tres horas”, rememoró.

Javier Collado, cordobés que jugó en primera.

Collado también comentó el ritual que tenían en sus tiempos de árbitro. “Antes de cada partido me llamaba por teléfono. Era como darme la bendición. Un día no me llamé ya lo noche le pregunté. Había estado en el Cerro Colorado, sin señal, y no había podido. Y se sentía mal por eso”. 

Más allá de estar acostumbrada, Lilia no dejaba pasar por alto los insultos que la aludían. “Estábamos viendo un video de un partido que me tocó dirigir, entre Atlético Rafaela y Gimnasia de Concepción. En un momento, todo el estadio empezó con un ‘Collado, hijo de puta’, y ella me miró y me dijo ‘esa soy yo?”.

También recordó que se enojaba con Carlos Bilardo por las críticas a su hijo. “Convoqué a reunión familiar y les dije que no se calentaran más, que pase lo que pase la culpa siempre la tienen los árbitros”. En el 2009, cuando puso fin a su carrera, los entrevistaron en Cadena 3 y su madre le dijo: “Por fin”. Y Collado le respondió: “Si hubiera sabido, me retiraba antes vieja”.  

Héctor Baldassi, árbitro retirado y actual diputado

“Cuando me retiré, la llamé y le dije: ‘Hoy es el último día en que te putean’”

Aún los árbitros menos severos son víctimas de la costumbre de los hinchas de que hay que insultarlos. Si lo sabrá Héctor Baldassi. Y eso que era de los piolas.

“Uno se va amoldando, se termina acostumbrando a los epítetos. Pero ojo, una cosa es que te insulten vestido de árbitro, y como reaccionás si te putean por la calle. En un clásico Estudiantes-Gimnasia, el que ganó Estudiantes 7-0, vino un hincha al vestuario a insultarme por un gol anulado a instancias del juez de línea y me gritó ‘hijo de puta, podríamos haber ganado 8-0’. Lo hice meter preso”.

Por todo eso, el día en que se retiró, en diciembre de 2011 en la Bombonera, llamó por teléfono a su mamá Teresa, más conocida como Chicha.

Héctor Baldassi, ex árbitro y actual diputado.

“Hoy es el último día en que te putean en una cancha, le dije. ¿Y saben que me contestó? ‘¿Por qué no seguís?’ En realidad, nunca me recriminó haber elegido esta profesión, ni yo le pedí permiso para ser árbitro. Tampoco imaginó que iba a llegar tan lejos. Me acompañó a la cancha el día en que debuté, como asistente. Fue hasta Santa Fe, con mi hermano. Se puso nerviosa y nunca más fue”.

Al principio, Chicha no tenía muy asumido el rol que cumplía su hijo cada fin de semana y cuando le hacían reclamos “subidos de tono” por las calles de Río Ceballos, los tomaba con gracia.

“Para este domingo le preparé una sorpresa a todos los que se acordaban de mi mamá cuando dirigía. Que vean mis redes sociales, van a encontrar un saladito de mi vieja”, anticipó la Coneja.

Más allá de la humorada, asumió con resignación que los insultos al árbitro vienen en el mismo envase del hincha, por una cuestión cultural. “Hace unos días atrás vez veía un partido de la Selección de Francia por Eliminatorias. El árbitro se equivocó a cobrar un penal y el reclamo de la tribuna consistió en sacar pañuelos blancos y agitarlos”.

Y añadió: “En los Mundiales no hay pateadores. Acá en Argentina parece normal. Mi hija Julieta, que es fanática de River, va a la cancha y a veces, putea a los árbitros”. 

Fernando espinoza, árbitro internacional en actividad

“Mi mamá es mi fan número uno”

A Fernando Espinoza lo insultaron hasta en guaraní por el penal que cobró en el amistoso Boca-Olimpia de Paraguay días atrás en Jujuy, y que motivó la ira de los jugadores paraguayos, al punto que abandonaron la cancha.

Pasó una semana complicada por las críticas pero recibió un espaldarazo y lo designaron para dirigir hoy Vélez-Colón. Una muestra de confianza y un premio, porque mañana podrá pasar el día en su Mendoza natal con su mamá, Nely Marabini.

“Es el primer Día de la Madre que voy a poder estar con ella en ocho años. Desde que empecé a arbitrar, hace 18 años, casi siempre tuve los domingos ocupados”, explicó Espinoza (32 años).

Fernando Espinoza, uno de los árbitros que tuvieron polémicas en los últimos tiempos.

“Los insultos duelen, aunque uno madure como persona y en lo profesional y lleve años dirigiendo. Pero justo ese día uno se pone más sensible”, reconoció.

Igual, y más allá de algunos sinsabores, destacó que Nelly es su “fans número uno”.

“Nunca me reprochó haber elegido esta profesión. En realidad, yo quería ser futbolista y jugué en San Martín de Mendoza, el club de mi ciudad. Era un lateral bastante malo, así que el técnico me dijo que me dedicara a otra cosas. Y elegí ser árbitro”. 

Leandro Sosa Abrile, juez en Liga Cordobesa y Federal B

“Si a mi mamá la insultan es capaz de ir a pelearse con el palo de amasar”

A los 24 años, Leandro Sosa Abrile unió sus dos vocaciones en una cancha. “Soy una apasionado de las leyes y del fútbol. Por eso elegí ser árbitro, más allá de que estudio abogacía y ciencias políticas. Mi mamá nunca se enteró cuando lo decidí, y después lo fue asimilando de a poco”, comentó sobre Sandra, una preceptora de 47 años y de armas tomar. 

“Es que dos de los insultos más frecuentes le tocan muy de cerca, porque es madre de 12 hijos y tengo seis hermanas”, explicó.

Leandro Sosa Abrile, juez de la Liga Cordobesa en actividad.

“En uno de mis primeros partidos me tocó dirigir a Racing y Peñarol en Nueva Italia. Había mucha gente porque era el aniversario de Racing. Y estaban unos vecinos míos de barrio Marquéz de Sobremonte, que son fanáticos. Me gritaron de todo. Cuando volví a casa le conté a mi vieja ¡Para qué! Se volvió loca. Salió a la calle y los quería pelear. Es que si a mi mamá la insultan es capaz de ir con el palo de amasar”, graficó.

Leandro también arbitra en las Ligas del Interior y siempre tiene actividad los domingos. Por eso el Día de la Madre se pone de acuerdo con sus hermanos, un equipo entero, para los regalos. Y por su lado, pega un autoadhesivo en su casaca, con la inscripción “Feliz Día mamá”.

Y a tu abuela también

Hay árbitros que hoy son hijos de otros jueces, muchos de ellos conocidos y otros no tanto. Algunos de los que se destacan.

Sebastián Mastrángelo, hijo de Carlos.

Sebastián Mastrángelo

Es uno de los árbitros que por “herencia” llevan adelante el arbitraje, heredado por su padre. Carlos Mastrángelo es su padre y fue árbitro de primera, en las décadas de los 80 y 90. 

Patricio Loustau, hijo de Juan Carlos.

Patricio Loustau

Una “promesa” en el referato argentino y juega con la “vara alta” ya que es hijo del mundialista Juan Carlos Loustau, juez que representó a la Argentina en Italia 90.

Nicolás Lamolina, hijo de Francisco.

Nicolás Lamolina

Es hijo de Francisco Lamolina, uno de los árbitros que más marcaron el referato por una manera de actuar en forma “permisiva” con su histórico “siga-siga”. Le tocó ser representante en el Mundial del ‘94.

Mauro Vigliano, hijo de Jorge.

Mauro Vigliano

Hijo de Carlos es árbitro internacional y hermano de Mauro (también es árbitro pero en categorías de ascenso). Los Vigliano son una familia tradicional en el referato. Carlos lo hizo más en los 70 y 80.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo