?>
Deportes

De Liga: Joni Gómez, el arquero goleador que tiene Instituto en la Liga Cordobesa

Joni Gómez es el arquero de la primera local de Instituto. Pero hace unos meses jugó de delantero en el fútbol del interior de Córdoba. A sus 25 años, sueña con ser profesional.

Jonathan Gómez tiene una relación distinta con el gol. Porque toda la vida los evitó, pero también se animó a convertirlos.

Es el particular arquero/goleador que tiene Instituto en su Primera local de Liga Cordobesa. Gómez, de 25 años, tomó notoriedad cuando jugó en Juniors el Federal B, donde supo meter goles de tiro libre con una pegada que envidiaría cualquier delantero.

Y no todo quedó ahí. Hasta se animó a ponerse la 9 por dos meses cuando lo llamaron para jugar en Sportivo Sacanta, en la Liga de San Francisco.

“Estuve dos meses en Sportivo de Sacanta, jugando de 9, en la Liga de San Francisco. Jugué siete partidos e hice seis goles. Estaba fino. Cuando yo estaba de vacaciones, en los torneos con amigos, jugaba de delantero. Me conocían y cuando quedamos afuera del Federal con Juniors, me llevaron por dos meses para ser 9. Agarré viaje. La pase muy bien. Pero lo mio es el arco. Es difícil poder dejarlo”, cuenta Joni, que es oriundo de Luque, desde donde viaja todos los días en colectivo esa hora y media para entrenar.

En su pueblo lo esperan los 12 chicos que entrena en su escuelita de arqueros que arrancó este año. Con eso y algunas changuitas, se gana la vida para poder soportar junto a su familia este sueño aún latente de ser jugador profesional. “Mi primer club fue acá en mi pueblo, en Asociación Luque. A los 12 años pasé a Belgrano, estuve cinco años y pico. De ahí me llevaron a Newell´s en Rosario, donde estuve tres años y llegué a jugar en Reserva. Pasé a Central Córdoba de Rosario, jugué en Primera C unos 30 partidos. Y ahí me llamaron para venir a Juniors.  De ahí llegué a Instituto”, cuenta Gómez, quien desde hace un año y cinco meses es papá de mellizos junto a su pareja Julieta: sus hijos Juan Ignacio y Angelina.

“Desde chico mi familia me ayudaron en todo. Es mucho sacrificio el que hacía. Ellos se han privado de muchas cosas para darme a mi. Voy a estar eternamente agradecido. Me dieron la posibilidad de hacer lo que me gusta. Ahora uno es padre y no es fácil que a los 12 años te dejen ir de tu casa”, agrega, en referencia a sus papás Enrique y Nilda, que junto a sus hermanos Walter, Alejandro y María Rosa forman su familia en Luque.

“Cuando me llamaron para venir a Instituto, entendí que era una linda oportunidad para mostrarme en un club grande. Estoy tratando de hacer lo mejor posible y esperando la oportunidad aunque sea de entrenar con Primera para ver si estoy a la altura. Ese es mi sueño y mi gran objetivo. Tengo hambre de gloria”, cierra Joni, el arquero goleador.

Para leer más historias "De Liga", hacé clic acá.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo