?>
Deportes

Coudet le dijo no a Racing y al fútbol del país

"Lo más sano para mi y el cuerpo técnico es tomarnos un tiempo en el fútbol argentino", dijo el Chacho. "Si surge algo de afuera, es otra cosa", aseguró el ex Central.

El entrenador Eduardo Coudet declinó el ofrecimiento de Racing Club para reemplazar a Ricardo Zielinski y argumentó que "en el fútbol local necesita un descanso".
 
Luego de "dos años intensos" en Rosario Central, Chacho no le cerró la puerta a seguir su carrera en el exterior en un futuro cercano.
 
"Lo más sano para mi y el cuerpo técnico es tomarnos un tiempo en el fútbol argentino. Decidí que en fútbol local necesitamos un descanso. Necesito vacaciones despúes de dos años en Central intensos, duros, donde dimos todo lo que podíamos dar y lo vivimos con una intensidad importante", afirmó el entrenador.
 
En radio Continental, Chacho admitió que "si surge algo de afuera, es otra cosa".
 
"Acá tenés que llegar bien, descansado, con fuerzas. Si hay una propuesta de otro lado es como que renovás las cosas, acá sería estar envuelto un poco en lo mismo", agregó.
 
"No digo que no me guste, pero sí hay que tener un descanso y reinventarte para volver a mostrar otras cosas en otro lugar", explicó Coudet.
 
El DT decidió renunciar a su cargo de entrenador de Rosario Central tras perder el jueves pasado su segunda final de Copa Argentina, en Córdoba, ante River.
 
Con la renuncia de Gabriel Milito en Independiente, y de Zielinski en Racing, Coudet se convirtió en uno de los apellidos más mencionados en Avellaneda, aunque rápidamente se descartó en el Rojo y ganó terreno en la Academia.
 
Incluso en River se escuchó nombrar a Coudet, ante la incertidumbre sobre la continuidad de Gallardo, aunque desde esa entidad no mostraron demasiado entusiasmo y el propio Chacho se encargó de bajarse de una eventual candidatura.
 
"Quizás se crucen nuestros caminos, pero hoy no creo que sea el momento. ¿A vos te parecería lógico que dirija la Libertadores que perdí yo? No me cierra. No me veo en ésta", subrayó.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo