?>
Deportes

Cómo fue el debut del Tata Martino en el Atlanta United

Impresionante marco de público se llegó al estadio para ver...una derrota del equipo. No pudo ser, pero la hinchada dio la nota ovacionando al entrenador. Mirá,

Al parecer, en Estados Unidos, lugar donde el fútbol está tomando cariz cada vez más popular, por lo menos por ahora, el resultado es lo menos importante.

Está claro que, en ese país, el show es lo que la gente más disfruta cuando concurre a un evento deportivo.

Y eso pasó en el debut de Gerardo Tata Martino, un argentino que se transformó en el DT del Atlanta United, equipo de la primera división de ese país que tiene mucha presencia argentina en el plantel

El equipo iba ganando con un gol de Yamil Asad -sí, el hijo del Turco- , pero terminó cayendo por 2-1 frente a New York Red Bull, que remontó el resultado en los último 15 minutos.

Sin embargo, en las tribunas, en la ciudad, fue una fiesta. Más de 55 mil personas llenaron el estadio. Cientos de miles lo siguieron por televisión. El fútbol llegó a la ciudad más poblada del estadio de Georgia. 

El gol de Asad se gritó más que muchos que suelen ser decisivos, definir finales. Es más, un grupo de hinchas, probablemente familiares de los jugadores, bautizó a su pequeña hinchada como "la 12 de Atlanta".

Por su parte, el Tata Martino fue uno de los protagonistas más aplaudidos de la noche. Cuando fue anunciado, cuando ingresó al campo, cuando salió en el entretiempo y cuando volvió a ingresar.

En su primera conferencia de prensa, previa a este partido, el Tata había respondido algunas preguntas en inglés, como si se estuviera recién familiarizando con el idioma.

Este domingo, durante el encuentro, se lo escuchó dar indicaciones en un claro spanglish, ayudado por una serie de gestos de difícil comprensión, y otras directamente en español.

Y como todo se trata de un show... Tras el juego, y pese a la derrota, Asad fue elegido por el club como el mejor jugador de la cancha.

Por eso, le hicieron inaugurar un ritual (o lo que se convertirá algún día en un ritual): clavar un clavo gigante en el estadio. Sí: el resultado fue lo de menos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo