?>
Deportes

Ciclotímico Belgrano

Demasiado cambiante. A los 10 minutos del primer tiempo ya caía 2-0, pero lo logró empatar en el complemento. Un equipo que mostró dos caras ante el Ciclón puntero.

Nadie le avisó a Belgrano que el Ciclón San Lorenzo iba a arrasar el barrio bohemio y oscuro de Boedo. Ni el experimentado de Carlos Eschoyez ni la bonita Cintia Rachid adelantaron un pronóstico demoledor.

Y con la caída de la noche apareció una ráfaga capaz de devastarlo todo. Pero tampoco nadie pensó que el equipo del Ruso Zielinski iba a mostrar caras tan opuestas durante todo el partido. Fueron 10 minutos de vientos indomables que rompieron con todo. Pero después del susto, y cuando parecía que todo estaba perdido, César Pereyra fue la Cruz Roja para prestar ayuda y dibujar una esperanza aunque sea.

Pero también, con el desarrollo del juego, Belgrano se transformó en un equipo Ciclontímico. Que de movida se mostró en un estado de desorientación táctica y superado por la velocidad del rival. Que deambuló con diversos estados de ánimo en diferentes transcursos del partido pero que nunca pudo alcanzar un equilibrio constante.

La zona brava. El Ciclón se desató en la latitud derecha de la defensa pirata, en la zona de Barrios, aunque el frente de tormenta apareció de imprevisto después de un rechazo imperfecto que derivó en el primer viento duro.

Había que ver la geografía desorbitada de un equipo partido. Como si la lluvia le anegara todas las salidas de emergencia y quedara aislado de los puentes que lo pudieran acercar al arco de San Lorenzo, que en una cancha inmensa, demostró su poderío en tres cuartos de cancha.

Mientras, Belgrano pareció encontrar el orden, la ubicación cuando el Picante Pereyra descontó. Ahí el Pirata se pareció a ese equipo de alto autoestima que no necesita elogios externos. Que cree en sí mismo por las capacidades y la practicidad de solucionar problemas. Pero, en otros tramos, se mostró “bajón”, sin esa determinación de “convencimiento” que hace tiempo pidió Armando Pérez con declaraciones que sacudieron más la atención de los medios que de los propios jugadores que decidieron bajarle los decibeles al asunto.

Lo cierto es que anoche tuvo las características de la ansiedad por encontrar las soluciones, pero después se pasó de rosca y terminó entorpeciéndose con sus ideas. El gol de Ignacio Piatti terminó de corromper a este Belgrano de dos máscaras que pasó de un estado a otro. Es cierto, tuvo momentos de estabilización que asustaron al Cuervo (no olvidar que es puntero con un equipazo), pero esa bomba desmoronó cualquier ilusión.

La tercera caída de visitante entre el Final pasado y este Inicial, encontró a un Pirata Ciclontímico. Entre los vientos de un gran San Lorenzo y sus propias dudas que le jugaron en contra.

..........

Afuera

Tres derrotas en el año. En el Final pasado perdió con Newell’s 2-0. En el presente Inicial, 3-0 ante Lanús y el 4-2 de anoche. Venía bien.

.........

Puntos

Objetivo. La meta es llegar a los 25 puntos por campeonato. Hoy, la B tiene 20 unidades y le quedan tres partidos: Tigre, Arsenal y All Boys. No le será tan fácil, pero confían en alcanzarlos.

Se salva

Descenso. Si Belgrano suma 10 puntos más entre el presente Inicial y el Final próximo se salvará del descenso. Lo tiene en bandeja.

Goleador

Picante 1. Lleva 28 goles en la era Zielinski y siete en presente torneo. En total, 44 goles desde que llegó a la B en 141 partidos.

Se rompió

Picante 2. Picante Pereyra venía con 17 goles en Primera en 13 partidos con 12 triunfos y un empate. Anoche se rompió la racha.

El Ruso

Números. Ricardo Zielinski lleva 120 partidos en Belgrano. Ganó 47 partidos, empató 44 y perdió 29. Tuvo el récord de 19 partidos sin perder como visitante entre 2011 y 2012.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo