?>
Deportes

Brasil 2014: el Mundial con problemas de seguridad

PARO POLICIAL. Integrantes de la Fuerza vienen tomando medidas y amenazan con huelgas durante el Mundial. El Ejército, listo para actuar.

Con el Mundial a la vuelta de la esquina y muchas complicaciones que no se terminan de resolver, el Gobierno brasileño prevé una ola de huelgas policiales durante la competencia, que comenzará en junio. Ante esto, ordenó al Ejército estar listo para actuar como lo hizo la semana pasada en Bahía, una de las 12 sedes del certamen.

“El primer escalón del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff monitorea el riesgo” de nuevas huelgas policiales en estados que van a recibir partidos del Mundial, consignó el diario Folha de Sao Paulo.

Por tal motivo, distintos funcionarios se comunicaron con autoridades estaduales para informales que las Fuerzas Armadas están en alerta y prontas para ser movilizadas en caso de que las policías locales entren en huelga.

Según trascendió, las autoridades cuentan con informaciones sobre posibles medidas de fuerza de los encargados de seguridad en al menos tres estados sedes del Mundial: Mato Grosso, Rio Grande do Norte y Amazonas.

Según analistas locales, la rápida respuesta del Palacio del Planalto a la huelga declarada el martes pasado en el estado de Bahía puede ser un precedente sobre cómo se actuará para garantizar la seguridad durante el torneo ecuménico.

Poco después de iniciado el conflicto la Presidenta firmó un decreto en el que autorizó el envío a Salvador de Bahía de miembros de las Fuerzas Armadas y la Fuerza Nacional de Seguridad, integradas por policías de elite de varios estados.

Finalmente, los policías rebeldes levantaron el paro tres días después de haberlo iniciado, en contraste con lo ocurrido en 2012 cuando lo extendieron por 12 días, en los que se registraron más de cien asesinatos y decenas de saqueos.
En tanto, el pasado lunes, unos 300 uniformados realizaron una manifestación en la playa de Copacabana (una de las principales de Río de Janeiro), y amenazaron con repetirla cuando ya esté rodando la pelota.

Palabra de Dilma. “La Copa será muy segura... habrá una seguridad pesada, las Fuerzas Armadas participarán en el plano disuasorio y si es necesario también en la contención de situaciones que amenacen la realización del evento”, aseguró Rousseff.

No obstante, los agentes de seguridad del Aeropuerto Internacional Tom Jobim suspendieron sus actividades por 24 horas y realizaron una protesta en la Terminal II.

Una medida de fuerza similar se registró el jueves en el aeropuerto Santos Dumont, también en Río de Janeiro, que recibe vuelos de cabotaje.
Fuerza Sindical, la segunda organización gremial brasileña, anunció que prepara una seguidilla de huelgas a partir de mayo y que continuarán durante el desarrollo del Mundial, que arrancará el 12 de junio con Brasil-Croacia en San Pablo.

Además, planean una medida de fuerza y un acto nacional el 6 de junio, en el que esperan contar con el respaldo de los 479 sindicatos afiliados.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo