?>
Deportes

Belgrano: sin champagne pero con Copa

En cero. Un Pirata con rotación al máximo no pudo ante un mezquino rival y casi no le creo peligro a Nereo Champagne. Primer punto en el torneo y todo a la Sudamericana.

Este Belgrano copero y que atiende los tres frentes, debió relegar en parte el torneo doméstico y armó un plan alternativo para Olimpo. Con más ganas que juego fue superior ante un rival que trajo lo mejor que dispone y mereció un poco más en el reparto. De todos modos, el 0-0 sería inamovible y pasara rápido al olvido.

Tanto que ya están todos los sentidos puestos en el choque de ida contra el Coritiba, este miércoles en Brasil, por los tan ansiados octavos de final de la Copa Sudamericana.

El Belgrano de híper rotación tomó las riendas del partidos ante un rival limitado y amarrete. Tuvo la iniciativa, el campo, la pelota, y le faltó lo mismo que al "Belgrano A": provocar llegadas de peligro al arco.

El Picante Pereya fue el que más intentó, con un par de arribos. Uno al principio y otro al final de la etapa: un cabezazo que atrapó Champagne y en la última, un remate abajo que el arquero desvió al corner. Las dos más claras del Celeste.

Para esa segunda acción, se juntaron los dos mejores del primer tiempo. Lértora la inició y el Pica casi la termina en la red. Lo de Lértora ratifica su alto rendimiento, en cualquiera de los tres frentes que afronta el equipo.

El volante fue el único en pie en el once titular comparando con la formación que venció al Pincha. Y sería desconsiderado pedirle más a un equipo que presentó 10 cambios y denotó la falta de rodaje de varios de sus hombres, por caso el aquero Montoya, y en el que hubo debuts como el del delantero Leandro Fernández, goleador de Inferiores.

Tanto Etevenaux como el movedizo Barbieri tenían llave por los costados, ante un Olimpo que se refugió atrás, más todavía porque a último momento le faltó el ex Talleres, Víctor López, y apostó a las corridas de Pizzini como único argumento ofensivo.

Ni el interesante Coniglio, goleador con Chacarita en la temporada pasada, pudo hacerse ver en el planteo de poco vuelo que trajo Cristian Díaz.

Belgrano tampoco pesaba demasiado, más allá de su predominio. El juvenil Fernández intentó, pero poco pudo aportar y Pereyra siguió en soledad.

Teté González tenía en el banco un par de tentaciones, como el Gato Luján y el Oreja Suárez. Y más allá de resguardarlos para el miércoles en Curitiba, sabía que eran los indicados para un revulsivo que para sacudir la quietud en el Kempes.

Saltaron a la cancha y la estructura ofensiva era interesante en los nombres, con Luján y Barbieri como extremos, Suárez para crear y el Picante más de punta que nunca en la tarde.

Las intenciones no se podían negar. Las ganas tampoco, al punto que el incasable Lértora apareció un par de veces como 9. Lo que faltaba era un rapto de lucidez. Uno de esos aciertos que valen tres puntos.

Entre el ímpetu trató de imponer el Pirata y un Olimpo que hacía rato había firmado el empate, dejando a la buena de Díos al colombiano Correa arriba y por las dudas, Belgrano intentó cercar a los bahienses.

Hasta se dio una acción similar al del penal contra Estudiantes, en un disparo de Bolatti que dio en el cuerpo de Rodríguez, con las manos atrás.

Al final, el Belgrano doméstico no podría romper el cero y mucho menos, hacerse un picnic. No importó demasiado, el Día del Estudiante lo festejó el miércoles pasado.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo