?>
Deportes

Belgrano, el sexto grande

Ganó Belgrano. En Rosario venció 2-0 a Newell’s y alcanzó la cima. Pereyra igualó a Sosa como 6° máximo artillero del Celeste.

No lo busquen más. Se acabó la discusión, señores. El sexto grande no está en Rosario, ni tampoco se lo va a encontrar en las sobras del fútbol bonaerense. Está en Córdoba y se llama Belgrano. Ni Newell’s, ni Central. ni Chacarita, ni Huracán, ni ninguno que se le parezca. El Pirata quiere adueñarse definitivamente de ese mote de equipo más picante del interior y del país, después de los cinco gigantes a nivel nacional por supuesto. Y juega con una solidez, un orden y una entrega tan importantes como para convencer a cualquiera de eso.

Su ascenso ante River el año pasado, donde cambió para siempre la historia de nuestro fútbol, fue el puntapié inicial, sí. Pero también lo es el paso firme que lleva en la Primera División. Por el Apertura de los 31 puntos, por este Clausura que lo tiene como uno de los líderes (al menos por unas horas) y por esa tabla general en la que suma 38 unidades y en la que está a sólo 12 del objetivo de mínima: sumar 50 puntos y asegurarse la permanencia en la máxima categoría.

Ayer la B se dio un gustazo. Venció 2-0 a la Lepra de Gerardo Martino, se vengó del doloroso 2-3 sufrido en Kempes (aquel donde iba ganando 2-0) y se hizo gigante en el Coloso del Parque, donde más de mil de sus hinchas deliraron de alegría con la victoria (aunque en los últimos minutos la policía local los retiró a los golpes del estadio).

Pero claro. Si Belgrano tiene un presente grande, también es porque tiene un titán de aquellos en su delantera: César Pereyra. Es que al Picante le bastaron 40 minutos para ser un jugador decisivo ayer. Para ser determinante.

Primero, porque le puso un pase bárbaro a Andrés Silvera para que el Cuqui anote el 1-0 y por fin se saque la mufa. Y, segundo, porque definió de gran manera para poner el 2-0 final, lo que no es un tema menor, ya que en las tres primeras fechas los delanteros del Celeste no habían logrado mojar.

La mala para él fue que, cuando conectó la pelota del segundo grito, sufrió un pequeño tirón en la pierna derecha y debió abandonar la cancha en la etapa incial.

Pero si la de arena fue esa lesión, la de cal fue el nuevo récord que alcanzó el ex Unión de Santa Fe. Sucede que, el de ayer en Rosario, fue su 34° festejo con la camiseta de Belgrano y así igualó al Chiche Luis Ernesto Sosa como sexto máximo artillero del club. ¿Quiénes son los cinco primeros? El Luifa Artime (94), Abel Blasón (58), el Tano Spallina (52), José Reinaldi (41) y Cristian Carnero (36).

Pero hay otro dato que va colocando a Pereyra en el pedestal de ídolos del Pirata: ya acumula 97 partidos jugados en el club, es decir, está a sólo tres del centenario, algo que ya han conseguido Olave, Turus, Mansanelli, Lollo y Farré en el presente plantel (también lo hizo Vázquez antes de irse a Italia).

Con el andar seguro y la cabeza en alto. Así va transitando la B su camino en Primera. La consolidación está cada vez más cerca y el traje de sexto grande parece hecho a la medida del team de Zielinski.

34. Son los tantos que suma Pereyra en Belgrano en 97 partidos jugados. Tremendo.
Goleadores. Artime (94), Blasón (58), Spallina (52), Reinaldi (41) y Carnero (36) superan al Pica.

------------------------------------------------------

Y mojó el Cuqui nomás
Llamó la atención de muchos el optimismo de un grupo de hinchas de Belgrano que, en la red social Twitter, tiró el hashtag (tema de opinión) “#HoyMojaElCuqui” antes del partido. Se trata de @_LBDTW_(La Banda del Twitter), a quienes la predicción se les hizo realidad. Es que, de una vez por todas, Silvera pudo dejar atrás su mala racha con la casaca del Pirata y marcó su primer gol ayer ante Newell’s.
Fue a los 30 minutos de la primera parte cuando el ex Independiente aprovechó un pase de Pereyra y remató bajo. La pelota dio en el palo y se coló en el arco de Sebastián Peratta, para el enorme desahogo del pelilargo y de todos los que confiaron en él (además de los twitteros, el presidente Armando Pérez y, sobre todo, el entrenador Ricardo Zielinski).
Así, después de 12 partidos (los que pudo jugar), una distensión en la rodilla, un traumatismo en el ojo y unas ampollas en su pie, Silvera logró tomarse la revancha que había prometido tener en enero, cuando el equipo estaba de pretemporada y las escasas críticas apuntaban a él. Además, estiró su crédito en el 11 inicial, ya que Marco Pérez venía pidiendo pista para reemplazarlo. Con este festejo el Cuqui suma 166 goles en su carrera y 104 tantos en el fútbol argentino, donde es el segundo máximo artillero en actividad (el primero es Fuertes, de Colón).

Sumate a la conversación
Seguí leyendo