?>
Deportes

Barcos: Hubiera jugado para Ecuador

El jugador oriundo de Bell Ville que fue convocado por Sabella, dijo que si se le hubiera presentado la oportunidad, habría jugado para la selección de ese país.

 

El delantero argentino Hernán Barcos, citado por primera vez para el seleccionado mayor que dirige Alejandro Sabella, aceptó que "hubiera jugado para Ecuador" de presentarse "la posibilidad" cuando militaba en la Liga Deportiva Universtaria (LDU) de Quito.

"Cuando jugaba en LDU, si se daba la posibilidad de jugar para Ecuador, lo hubiera hecho. Después vine a Palmeiras, empecé a hacer goles y tuve una pequeña esperanza de jugar para Argentina porque Brasil es una vidriera importante", comentó una vez conocida su convocatoria.

Barcos, delantero cordobés, de 28 años, admitió que veía "como algo lejano" el sueño de vestir la camiseta celeste y blanca ante la disponibilidad de "figuras a nivel mundial".

"Cuando recibí el llamado de Sabella me acordé de mi viejo, que era mi técnico cuando era chiquito. Hoy está en el cielo y desde allá me acompaña. También de toda mi familia, de mis amigos que siempre están... Fue una emoción muy linda", le dijo al suplemento deportivo Mundo D.

"Conozco el revuelo que generó la noticia en Bell Ville. Ojalá que sirva para fomentar el deporte en toda esa zona, donde hay varios chicos con mucho futuro", deseó el atacante.

La nueva figura del seleccionado debutó en primera división con Racing (2004) y tuvo un paso por Huracán (2008-2009) como antecedentes en el fútbol argentino.

Su consagración se produjo durante su paso por la Liga Deportiva Universitario de Quito (2010-2011), donde marcó 38 goles en 64 partidos y fue campeón de la liga local, la Recopa y la Sudamericana.

En febrero pasado, llegó a Palmeiras -ganó la Copa de Brasil- y se destacó con 21 tantos convertidos.

Argentina, tercero en las Eliminatorias con 10 puntos, a dos del líder Chile (12), que tiene un partido más jugado, recibirá a Paraguay en Córdoba el viernes 7 de septiembre y visitará a Perú en Lima, cuatro días después.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo