?>
Deportes

Atenas le tomó el gusto a las victorias: cuarta consecutiva en la Liga Nacional

Los Verdes superaron a Quilmes, en Mar del Plata por 69 a 62, y sumó el cuarto triunfo en fila. El martes, visita a Peñarol.

Atenas le tomó el gustito a la victoria. En Mar del Plata, los Verdes derrotaron a Quilmes por 69 a 62 y sumaron el cuarto triunfo consecutivo en la Liga Nacional de básquet.

En los Griegos, volvió a jugar tras la lesión, Pete Mickeal aportando 12 puntos y 6 rebotes, mientras que el base Bruno Lábaque continúa adelante con la recuperación y no tuvo minutos.

Mucho empeño puso el elenco cordobés para ganar en el Polideportivo marplatense, dominando los rebotes por 57 (23 ofensivos) contra 32 de los Cerveceros.

Este martes, también en Mar del Plata, el equipo de barrio General Bustos se medirá con Peñarol, y luego cerrará con dos partidos de local el año 2016.

No tuvieron el mejor arranque los Verdes. Tras el 7-7 parcial en menos de dos minutos, el equipo del Zurdo Miravet pasó cuatro minutos sin convertir mientras el Cervecero ejecutó un parcial de 11-0 para adueañarse del marcador por 18-7.

El local, con más dinámica, se quedó con el segmento inicial por 24-16.

Mejoró y mucho Atenas en el segundo cuarto. Ajustó la marca (apenas permitió 11 puntos en contra) y encontró goleo externo e interior. El juvenil Franco Baralle, con un triple, puso al frente a los cordobeses por pimera vez: 38-26 en 5'10.

Adempas, Diego LoGrippo anotó cinco puntos seguidos para mantener al frente a los Griegos, apoyados además en el goleo de Mickeal, en su regreso. Así, Atenas se fue al descanso ganando 42-35.

El tercer período fue muy parejo, con errores en ambos equipos, aunque el elenco de barrio General Bustos lo disimuló dominando la lucha rebotera. Y con la conversiones de la dupla Diego Gerbaudo-Lisandro Rasio, mantuvo el mando por 55-51.

El último segmento también fue peleado. Los Verdes tomaron 10 de ventaja (63-53) en cinco minutos. Quilmes dio batalla, pero Atenas esperó firme para quedarse con una nueva victoria.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo