?>
Deportes

Argentina perdió ante China pero es finalista de la Copa Stankovic

Argentina logró la clasificación porque tuvo un mayor saldo de tantos a favor, ya que la única manera en que podían quedar fuera de la final era perdiendo por 14 o más puntos.

El seleccionado argentino de básquetbol, integrado en su mayoría por jugadores de la Liga Nacional, perdió hoy ante China por 60 a 57 (primer tiempo favorable para Argentina por 30 a 29) pero se clasificó finalista de la Copa Stankovic que se desarrolla en Beijing, China.

Los parciales del cotejo jugado por Argentina, que se adjudicó esta copa en 2013 y buscará la segunda mañana a las 8.30 de nuestro país ante Francia, fueron los siguientes: 15-19, 29-30, 43-46 y 60-57.

El alero Mauro Cosolito y el ala pivote Iván Basualdo, con diez puntos cada uno, fueron los máximos anotadores del conjunto "albiceleste", que estuvo sin convertir en los últimos 3 minutos y 30 segundos de juego. Quien más tantos sumó en el encuentro fue el chino Yi Jianlian (20).

Argentina logró la clasificación porque tuvo un mayor saldo de tantos a favor, ya que la única manera en que podían quedar fuera de la final era perdiendo por 14 o más puntos.

El equipo argentino, dirigido por Silvio Santander, jugó su tercer cotejo en la competencia tras haber perdido ante Francia en el debut por 64 a 57 y luego haber superado a Nigeria por 71 a 49.

Los integrantes del plantel argentino que llegó a la final de la Stankovic son los siguientes: José Vildoza (base, Libertad de Sunchales) y Juan Brussino (base, Libertad de Sunchales); Lucio Redivo (escolta, Bahía Basket), Máximo Fjellerup (escolta, Bahía Basket) y Tomás Zanzottera (escolta, Obras).

Cosolito (alero, Olímpico de La Banda), Ayan Núñez de Carvalho (alero; Universidad de Temple, EE.UU.); Matías Bortolín (ala pivote, San Martín de Corrientes), Basualdo (ala pivote, Obras Basket); Ignacio Alessio (pivote, Ferro), Tayavek Gallizzi (pivote, Quilmes de Mar del Plata) y Kevin Hernández (pivote, Boca Juniors).

Temas
Sumate a la conversación
Seguí leyendo