?>
Deportes

Argentina necesita cuatro estadios para tener chances de organizar el Mundial de básquet 2023

Loa afirmó el presidente de la Confederación Argentina, Federico Susbielles. Con "capacidad de 8.000 personas en la primera fase y 16.000 para la final", explicó.

Federico Susbielles, presidente de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), admitió que "hacen falta cuatro estadios" para estar en consideración de FIBA y adjudicarse la organización del Mundial 2023.

"Hacen falta cuatro estadios. Deberían tener una capacidad de 8.000 personas sentadas en la primera fase y 16.000 para la final", remarcó el dirigente de la CABB.

El titular de la entidad madre del básquetbol argentino informó que "algunos estadios están", aunque aclaró que se "están barajando sedes tentativas, no hay ciudades fijas".

"Algunas sedes tienen la infraestructura adecuada y otras deben mejorarla. También hay algunas posibilidades sorpresa que vamos a estar trabajando en estos dos meses y esperemos que se concreten positivamente", enumeró Susbielles.

El dirigente habló en el programa radial Reloj de 24 de radio AM 530.

"Argentina está en condiciones de elaborar una buena propuesta. Tiene situaciones que lo colocan en una posición de privilegio como su historia, la pasión por el deporte y la estructura de trabajo que existe en el país?, se entusiasmó.

Argentina es el único postulante de América para organizar la Copa del Mundo que seguirá a China 2019.

Los otros candidatos son Australia (por Oceanía); Hong Kong, Japón y Filipinas (Asia); Turquía, Serbia, Rusia, Polonia e Israel (Europa).

Semanas atrás las distintas asociaciones expusieron y se interiorizaron de lo que pretende la FIBA para el Mundial 2023.

"Hay buenas sensaciones desde el primer día", consideró Susbielles.

La posibilidad de organizar la Copa del Mundo, en una tarea mancomunada con la Secretaría de Deporte de la Nación, no "deja de lado", según el dirigente, la chance de ser anfitrión de la Copa América 2017, tal como se especuló en un primer momento.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo