?>
Córdoba

“Viejo” motoquero unió Alaska con Ushuaia

Tiene 66 años y viajó durante tres años en moto. Cordobés, pionero en unir los dos extremos del continente sobre dos ruedas. Historias que ponen primera en el alma.

“En estos últimos tres años he crecido y madurado más que en toda mi vida. Por eso, sin dudas, esta aventura valió la pena”. Así sintetiza su osada travesía Ricardo Herscovich, un aventurero de aquellos.

Este cordobés por adopción, ya está de regreso en su querida Villa Dolores tras recorrer algo más de 120 mil kilómetros por toda América. Según cuenta, cuando el pasado 6 de marzo el reloj marcó exactamente las 17.15, dio por concluida su increíble aventura.

“Medio que me sorprendió llegar a Alaska. Yo siempre viajaba por la región, Bolivia, Perú, Brasil, pero nunca un tramo tan largo”, inicia el relato Ricardo. Es que el 3 de noviembre de 2013, y a bordo de su poderosa Kawasaki KLR 250, decidió poner en marcha su “temeraria” empresa.

“Todo nace de una idea, a la que luego la vas madurando hasta que se transforma en proyecto. Pero me fui sorprendiendo con el correr del tiempo: de pronto había pasado Colombia, México y un día ya estaba en el norte de los Estados Unidos”, reconoce en diálogo con Día a Día este “viejo viajero”, como le gusta llamarse a si mismo.

Un sueño en camino. Ricardo tiene tres hijos. Más de la mitad de su vida se dedicó a pilotear aviones. Luego de varios viajes y arengado por sus amigos, desafío a los que le ponen edad a las aventuras. 

“Una cierta dosis de locura seguro hay que tener”, sostiene entre risas, al tiempo que reconoce que “a este tipo de cosas no hay que pensarlas demasiado, sólo hay que ponerles una fecha. Ver lo que te llevas para vos y la moto, y en el camino te vas despojando de lo que no necesitás. El viaje te sorprende porque vas acumulando países, sellos en el pasaporte, y cuando te querés acordar ya estas en plena marcha”.

Ricardo tiene grabado el día en llegó a Alaska –para el verano en ese extremo del continente–: 21 de junio de 2015. “Fue maravilloso porque no sólo recorrí la ruta Panamericana, sino todas las que pude. Sólo en Méjico hice 17 mil kilómetros”, cuenta entre los detalles de la travesía, y asegura que “a diferencia de un turista, los viajeros buscamos integrarnos a la cultura, conocer hondamente el lugar y llenarnos de amigos”.

Contar y compartir. No sólo andar por la ruta le ha permitido a Ricardo conocer muchas personas, sino también las redes sociales han sido muy importantes para su viaje. “Unos años antes yo ya había empezado a hacer contactos con moteros. Han sido tan generosos que no sólo me recibieron, sino que me compartieron su mesa y su familia”, reconoce.

Además, decidió ir contando su aventura a través de su página de Facebook, en su cuenta personal o en una llamada “Viejo Viajero x América”. En ellas se pueden ver fotografías, comentarios y videos del recorrido, como ese inolvidable 22 de noviembre de 2016, cuando piso el suelo de Ushuaia, en el extremo más austral del país.

“Fue maravilloso, no me sentí solo ni un minuto. Las redes pueden ser bien utilizadas y generar muchas cosas lindas, y eso pasó con mi aventura, las personas viajaron conmigo”, sostiene este facebookero de la ruta.

Ricardo ya está de nuevo en casa, recibido con felicidad por su perra “Denka”. Asegura que en la balanza todo pesa en positivo y que guarda en sus ojos el reflejo de ciento de paisajes e increíbles amistades. 

Aunque no descarta volver a la pista, esta aventura iniciada hace tres años llegó a su fin. Junto a una foto en un sentido post, así lo dejo eternizado: “A las 17.15 de este memorable día, el Viejo Viajero x América concluyó su travesía. Mi noble y fiel Denka me recibió con todo el amor y cariño que ella sabe dar. No podía faltar la selfi”.

3/11/13 Fecha de partida. Ese día, Ricardo inició su travesía. Tres años después, el 22 de noviembre de 2016, terminó su viaje.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo