?>
Córdoba

Vecinos intendentes: cuando el Estado no da respuestas, hacen cosas por su cuenta

Varios vecinos de la ciudad deciden intervenir la infraestructura pública después de meses de reclamos por servicios que no funcionan. Organizaciones sociales recomiendan presentar las quejas y alertar, en vez de meter mano.

25 de junio de 2014. Argentina festeja su triunfo sobre Nigeria en el Mundial de Brasil. Messi y compañía se acaban de clasificar para octavos de final y se supone, todo debe ser una fiesta. El país festeja, pero la tragedia enluta a barrio Mariano Fragueiro: dos motociclistas acaban de chocar contra un trolebús en la esquina de Juan de Escolar y Urquiza. Mueren los jóvenes Agustín Renier y Joaquín Díaz. 

En abril de ese mismo año, la presidenta del centro vecinal, Patricia Suárez, había presentado una nota a la Municipalidad pidiendo lomadas para esa esquina, que todos en el barrio conocían como peligrosa. Pese a las muertes y los reclamos al Palacio 6 de Julio, nunca se hizo nada. 

Ante la inacción del Estado, los vecinos decidieron poner manos a la obra: improvisan lomadas colocando piedras en las esquinas.

“Está bueno porque al trole no le queda otra que bajar la velocidad. Pasa que la lomada dura una semana, porque después viene personal de Tamse en camionetas y se llevan los escombros que tiramos en la calle”, cuenta Marcelo Bulacio, un vecino. 

Patricia explicó que cansada de pedir audiencias, le ofreció al director del CPC construir una lomada de materiales: “Me dijo que no, porque si hacíamos eso nosotros íbamos a ser los responsables ante cualquier cosa que pudiera pasar. No podemos hacer nada, entonces tenemos que esperar que haya más muertes en esta esquina”.

Los vecinos arman lomadas con piedras en barrio Mariano Fragueiro para que los troles circulen más despacio (Javier Ferreyra).

No es un caso aislado. Construir un paso peatonal, cambiar un foco del alumbrado, hacer una lomada o cortar el pasto de una plaza. Cuando la mano del Estado no llega a cubrir las necesidades de los vecinos, éstos se organizan para autogestionar sus reclamos. 

En la mayoría de los casos, es la Municipalidad la que tiene que dar respuestas ante estas necesidades, pero la lentitud del Palacio 6 de Julio es lo que exaspera los ánimos en los barrios. 

La lomada precaria de Mariano Fragueiro fue removida, pero se construirá otra. Esta semana fueron noticia los vecinos de barrio Parque Liceo Primera Sección, que cansados de pedir por un puente de materiales que reemplazara al precario paso peatonal sobre un canal de seis metros de ancho, hicieron un bingo y juntaron fondos para levantarlo.

Los casos de estos barrios no son aislados. ¿Qué plaza de la ciudad no se tapó de yuyos este verano? Fueron muchos entonces los que decidieron aportar voluntad, tiempo y herramientas para tener limpios los espacios verdes que los rodean “por seguridad”, “para evitar que no haya tantos mosquitos”, “para que jueguen los chicos”.

En Villa 9 de Julio, Cerro Norte, Empalme, por nombrar algunos barrios, la gente decidió limpiar sus plazas. 

Adriana Zapata, vecina de barrio Autódromo, le contó a Día a Día que ante la falta de alumbrado público se juntó con otras personas y colocaron una luminaria en un poste que todas las noches conecta a un tomacorriente de su casa.

En José Hernández y Calixto Oyuela de barrio Parque Liceo, vecinos hicieron una pasarela.

Sólo el Estado. Desde la secretaría de Infraestructura de la Muni indicaron que sólo el Estado, a través de sus empleados o contratando a terceros, puede intervenir en la vía pública.

“Es cierto que hay demoras, pero ocurre porque la capacidad del municipio para ejecutar las soluciones se supera. Tampoco se dan respuestas inmediatas porque antes de materializarlas es necesario hacer estudios para determinar dónde se puede colocar o no lo que se reclama. Pero por una cuestión de responsabilidades, sólo la Municipalidad puede intervenir en su infraestructura”, explicó Omar Gastaldi, secretario de Infraestructura, quien además apuntó que el vecino que encare estos trabajos termina siendo el responsable por lo que le pueda pasar a otros. 

Cuidar a los vecinos. Desde la fundación Relevando Peligros advierten los riesgos y las consecuencias que este tipo de acciones pueden traerle a los vecinos que deciden intervenir en la infraestructura pública, pero a la vez reconocen que son productos de la lentitud del Estado. 

Sandra Meyer, presidenta de la fundación, explicó: “No podemos intervenir en lo público porque esta es una tarea de las gestiones que votamos. Sino para qué están las instituciones. Además se incurre en una falta y podemos ser responsables de lo que le puede suceder a un tercero”.

Justamente, Relevando Peligros se constituyó en una organización para disminuir los riesgos de los ciudadanos que circulan por la calle, pero desde su formación se pusieron un objetivo claro: incidir en las políticas de Estado para mejorar la infraestructura pública, no modificarla.

“Lamentablemente, la Municipalidad de Córdoba tiene tiempos burocráticos que no están a favor del vecino y del cuidado de la vía pública, cuando debería ser una prioridad del Estado cuidar la vida de los vecinos”.

En Mendiolaza, hasta recolectan la basura
En la localidad del Gran Córdoba los vecinos también se cansan de problemas frecuentes que no tienen solución y deciden pasar a la acción.

La semana pasada, Julio, un vecino del barro El Talar, se hartó de que el basurero no pasara por la puerta de su casa y tomó una decisión bastante particular: resolvió recolectar el mismo las bolsas de toda su cuadra, cargarlas en un tráiler y llevarlas a la puerta de la municipalidad.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo