?>
Córdoba

Tomás Salatín no sólo volvió a caminar...

Tomás Salatín resultó herido en 2010 con pirotecnia. Los médicos no le daban chances de volver a caminar. Hoy juega al rugby.

Tomás Salatín se convirtió, el mes pasado, en el héroe de su grado. Fue cuando llegó al colegio con su caja de herramientas y, en la hora del recreo, se puso a arreglar la cerradura del curso, al que todos daban por perdida. Con ayuda de la maestra, la pudo recuperar. Y, de ese momento en adelante, todos en el grado lo llaman “Cerrajero”.

El nene está feliz. Ya casi no quedan vestigios de aquel terrible incidente en el que resultó herido tras la explosión de una bomba de estruendo. Fue en la Navidad de 2010, cuando dos vecinos de su barrio en Los Bulevares, de la ciudad de Córdoba, tiraron pirotecnia y una esquirla le alcanzó la cabecita. Tras dos operaciones complejas en el Hospital de Niños y la cadena de oración de su mamá Silvia, logró salir adelante.

Hoy Tomás tiene 9 años, asiste al cuarto grado de la escuela Maestros Puntanos y juega al rugby. Sus papás lo cuidan mucho para que no se golpee, quizás al riesgo de sobreprotegerlo. Pero los tres respiran aliviados, después del gran cimbronazo de 2010.

25/12/10. Tomás (6) fue herido tras la explosión de pirotecnia.

10/01/11. Reacciona después de una compleja operación en el Hospital de Niños. Fue dado de alta el 18 de enero.

Un proyecto que quedó. A raíz de este caso, el Ministerio de Salud propuso reglamentar la pirotecnia. Prohibió la venta de globos y su uso en espacios públicos.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo