?>
Córdoba

Todo el finde para limpiar las cloacas

Este viernes se levantó la medida de fuerza de los empleados de Redes y este sábado salen a resolver reclamos.

Pasaron siete días sin que los empleados de la Dirección de Redes Sanitarias de la Muni realizaran las desobstrucciones que se reclaman por desbordes cloacales. La situación se fue complicando con el correr de los días y a fin de la semana hay cerca de 100 situaciones sin atender. 

La medida de fuerza, que se realizó en reclamo de diversas cuestiones, terminó el viernes luego de que los empleados aceptaran la propuesta de la Muni. Desde la repartición, estiman que normalizar la situación en la ciudad demandará todo el fin de semana y que el 42 por ciento de las situaciones a atender son críticas. 

El conflicto quedó expuesto el jueves, cuando una cloaca reventó frente a la Manzana Jesuítica y la peatonal de la calle Obispo Trejo quedó cubierta de aguas servidas. Bulevar Los Andes y la calle Arenales eran ayer algunos de los puntos más complicados por esta situación. 

Oscar Basáez, delegados de los trabajadores, aseguró que los turnos de 12 horas previstos para los fines de semana estarán abocados desde este sábado a solucionar todos los reclamos. 

“A más tardar el lunes deberíamos tener esta situación controlada. Cuando ya no queden desbordes volveremos a trabajar en el mantenimiento preventivo de la red”, aseguró el delegado. 

El promedio diario de desobstrucciones es de 30, según datos de la repartición. Hasta el viernes, la cantidad de reclamos triplicaba esa capacidad de respuesta. 

El acuerdo. Los trabajadores aprobaron el viernes en asamblea retornar a sus actividades, ya que sólo se estaban atendiendo emergencias en centros de salud, edificios públicos y viviendas. 

Las negociaciones con funcionarios del Ejecutivo municipal se extendieron más de lo planificado, pero este viernes, al final de la jornada, sólo quedaban dos puntos de 23 para ponerse de acuerdo, lo que habilitó la restitución del servicio.

Entre lo pactado, el lunes se tiene que firmar un acta entre los funcionarios y los empleados para que queden asentados los términos del compromiso.

Por otro lado, el intendente Ramón Mestre tiene que darle curso a un decreto y a un proyecto de ordenanza que le da el marco legal al nuevo sistema ideado por los trabajadores, que incluye cuatro turnos de servicio de seis horas de lunes a viernes, y dos de 12 los sábados y domingos.

Además, el municipio habría acordado renovar la ropa de trabajo de los empleados y acelerar el pago de la reparación de un camión desobstructor para ponerlo en funcionamiento.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo