?>
Córdoba

Tiene 14 meses y le detectan cocaína en la sangre

Un policía lo vio en mal estado en la Peatonal y lo derivó al Hospital de Niños, donde detectaron la sustancia en la sangre. Interviene Senaf.

Un bebé de 14 meses pasó un tiempo internado el Hospital de Niños luego de que se le encontró en la sangre una sustancia compatible con la cocaína, mientras su madre admitió que es adicta y fue internada por orden judicial. 

El caso fue detectado a fines de enero por un policía, quien vio a la madre y al hijo en la peatonal del Centro de la ciudad de Córdoba. El efectivo policial notó que el niño se encontraba en mal estado, tras lo cual la mujer fue demorada por disposición del fiscal Rubén Caro, que se encontraba de feria. 

El bebé fue llevado al Hospital de Niños, donde se le realizaron estudios y se constató que presentaba sustancias compatibles con la cocaína y cafeína en la sangre, y lesiones en el rostro que en principio habrían sido producto de un accidente doméstico. 

El director del Hospital de Niños, Luciano Parietti, confirmó el episodio a Día a Día, pero dijo que en aquella ocasión hicieron un estudio y arrojó que había “una sustancia compatible con la cocaína”, y que luego los análisis quedaron en manos de la Policía Judicial. 

La causa pasó a la fiscal Mercedes Balestrini, quien debido a las adicciones de la mujer (está bajo tratamiento ambulatorio en el Instituto Provincial de Adicciones de Córdoba) ordenó que sea internada. Ella y su pareja quedaron imputadas por lesiones leves por las heridas del menor, y se les ordenó una restricción mientras se profundizan los estudios.

Por el momento, el bebé quedó con los abuelos maternos. 

El director de la secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) de Córdoba, José Piñero, contó: “Advertida por el Poder Judicial de la situación, la Senaf tomó una medida excepcional que fue ubicar a este niño dentro de la familia ampliada”. 

“Pasamos de un paradigma en el que sosteníamos que todos los chicos debían ser institucionalizados, a un criterio que trata de garantizar que el chico siga vinculado a su familia. Sólo excepcionalmente, cuando no queda otra, resolvemos que salga de ese círculo”, explicó en Cadena 3. 

Se trata de determinar si las sustancias llegaron al organismo del pequeño en el amamantamiento, o de alguna otra manera.  

Actualmente existen distintos estudios para medir la presencia de estas sustancias en los recién nacidos. 

En agosto del año pasado, se aprobó una ley que propone que en todos los hospitales de la provincia se les practique a los recién nacidos un análisis para detectar eventuales rastros de consumo de cocaína y marihuana por parte de sus progenitoras durante el embarazo. El análisis se realiza a través del meconio (primer excremento del recién nacido). 

El proyecto fue presentado por los legisladores oficialistas Oscar González (exministro de Salud de la Provincia) y Daniel Passerini.

Alcohol y drogas pegan en el desarrollo del feto
 
El consumo de alcohol y drogas en el embarazo tiene impacto directo en el desarrollo del bebé. Ricardo Pautassi, psicólogo del Instituto de Investigación Médica Mercedes y Martín Ferreyra, explica: “No hay dudas de que estas sustancias pasan a través de la placenta. En el caso del alcohol, es el que pasa más rápido, posiblemente, porque contiene moléculas más pequeñas”. 

Una mujer que consume alcohol durante el embarazo puede producir alteraciones en el desarrollo del feto. El consumo produce trastornos en la cara (párpados caídos, labios planos y nariz achatada) llamados “síndrome fetal alcohólico”. Más adelante, ese niño tendrá problemas de aprendizaje y de socialización. 

En el caso de la cocaína, se suele asociar con el bajo peso al nacer y algunos problemas cognitivos. Estos déficits aumentan cuando la mamá se alimenta en forma inadecuada y tiene otros factores de riesgo, como el poco acceso a un sistema de salud.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo