Córdoba

La Tela, la clave para las mejores banderas

Los niños de Villa La Tela confeccionaron 100 estandartes para decorar el barrio y festejar este 25 de mayo. También habrá locro para 500 personas.

Como un germen, la celeste y blanca se multiplica en Villa La Tela. Las emociones y las carcajadas también, los niños corren y gritan en las calles de tierra y el interminable rollo de friselina llega a la mesa de trabajo. Las tijeras, los hilos y la plasticola ya están listas. Qué importa que la calle esté a oscuras o que no haya un mango para ir en bondi hasta el Cabildo para tomar un chocolate caliente con el intendente. Hoy es 25 de mayo y el barrio lo quiso recibir con un banderazo, por eso los pibes que le escaparon a la tarea o que no tenían ganas de ir a patear a la canchita se acercaron a la casa de Zulema Lollola para hacer banderas.

Con los labios fruncidos, los cachetes rojos y la vista clavada en el paño, los chicos trabajaron dos días. Hicieron 100 banderas y ninguna quedará para ellos, porque son para que Villa La Tela se pueda vestir de gala en este día patrio. 

French y Berutti quedan un poroto al lado de esta muchachada, que también tuvo un ritmo frenético de producción de escarapelas. Si Mariano Moreno, Cornelio Saavedra y Manuel Belgrano hubiesen tenido unos aliados como estos, seguro la revolución se adelantaba unos días.

La producción empezó el miércoles y el objetivo de este grupo de patriotas es que hoy ese centenar de banderas se luzca en la fachada de las casas del barrio. El trajín de la ruta 20, el alambrado de los predios de la Fuerza Aérea y las intransitables calles de tierra que rodean a La Tela escondieron de los ojos de los cordobeses el bullicioso trabajo de esta banda.


Tania, que colaboró en el barrio para la confección de las banderas, va y viene por el salón de la Fundación Benjamín. Tiene las manos enchastradas con pegamento, su trabajo está a medio hacer, pero el sólo hecho de compartir con sus vecinitos una tarde de recreación le pinta una hermosa sonrisa debajo del flequillo.


“Es muy lindo que se hagan estas cosas porque no hay muchas actividades con los chicos, así que disfrutamos mucho. Es la primera vez que se hace esto en el barrio y nos parece que es positivo para todos”, asegura Isabel Frontera, la mamá de Tania.


Hoy, los festejos por la Revolución comenzarán bien temprano. Primero, los que se encargaron de las banderas se juntarán en la puerta de la fundación a tomar una deliciosa taza de chocolate caliente y después saldrán con los estandartes para repartirlos.


Pero eso no es todo. Una vez que La Tela quede de celeste y blanco, se viene el desfile patrio, ese del aguatero, la mazamorrera, el negrito y la de los integrantes de la Primera Junta.


Y todavía queda más, porque cuando el sol de este 25 de mayo llegue bien arriba, las burbujas del típico locro caliente ya van a estar estallando. Cinco mujeres voluntarias, con donaciones de particulares y de comerciantes del sector, prepararán un ollazononón de la comida, así, bien cordobés, para 500 personas.


“La gente no puede salir porque no existe el recurso para ir a algún acto, entonces es una linda manera de juntarnos para festejar y que cada uno tenga algo”, aseguró Zulma, una de las voluntarias, rodeada de banderas.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 25/05/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo