?>
Córdoba

La Tarifa Social sumó casi 9 mil beneficiarios

Saltó de 95.215 familias en 2012, a 104.184 hogares en el cierre de 2013. Esos beneficiarios reciben ayuda de la Provincia para pagar la energía eléctrica, el agua y el Impuesto Inmobiliario.

Sigue constante el crecimiento de la asistencia que brinda el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia a familias de bajos ingresos para hacer frente a las boletas del agua, la energía eléctrica y el Impuesto Inmobiliario. Según las planillas de esa área del Gobierno provincial, durante 2013 se sumaron, respecto de 2012, 8.969 beneficiarios al programa Tarifa Solidaria, también llamada Tarifa Social.

Este plan asistencial, que de manera periódica se actualiza con bajas y nuevas altas, se viene engrosando a razón de un 10 por ciento interanual (precisamente el año pasado creció 9,4 por ciento frente a 2012).

En lo que va de este año, con datos actualizados a abril, se sumaron 2.128 familias, ya que pasó de 104.184 a finales de 2013 a los actuales 106.312. Haciendo una proyección lineal, 2014 podría cerrar con un piso de 9 mil nuevos beneficiarios.


Nuevo tope. En abril pasado, la Provincia estrenó un nuevo índice de carencia (pobreza) y carencia severa (indigencia) con el que determina los topes de ingresos familiares para acceder, entre otros programas asistenciales, a la Tarifa Social. 

La medición vigente, que se revisa trimestralmente, situó la línea de carencia en 4.129 pesos y la de carencia severa en 1.784 pesos para un hogar. Quienes exceden el primer monto pueden pedir el beneficio, pero deberán pasar por una evaluación de manera particular por asistentes sociales del Ministerio de Desarrollo Social, quienes determinan si corresponde, o no, que cuenten con la ayuda estatal.

Las ayudas operan de distintas maneras. En el caso de la energía eléctrica, para los hogares pobres, la rebaja promedio es del 50 por ciento en la tarifa, que se aplica sobre los primeros 600 kilovatios de consumo bimestral. Para las familias indigentes, los primeros 200 kilovatios son sin cargo y se bonifica el 80 por ciento en los 600 kilovatios siguientes. No pagan por la conexión.


Así, por ejemplo, con este consumo (600 kilovatios), mientras la tarifa residencial normal de la Epec es de 322 pesos, la de un hogar pobre se reduce hasta 90 pesos y la de un indigente, a 35.


En la boleta del agua, en tanto, hay un descuento del 50 por ciento en la tarifa para los primeros 25 metros cúbicos de consumo mensual en beneficiarios pobres. Para los indigentes, la exención es total en la misma escala de consumo. Haciendo el cálculo sobre una familia carenciada que consume 25 metros cúbicos, la boleta es de 39 pesos, la mitad de lo que debe pagar un cliente de Aguas Cordobeses residencial sin beneficio.


Por último, el pago del Inmobiliario Urbano opera así: los beneficiarios indigentes están exentos y se les condona deudas a 2006, inclusive. Para el resto, quienes no tienen mora, pagan 24 pesos anuales. Mientras que aquellos que poseen cedulones sin pagar posteriores a 2007, abonan 48 pesos al año.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo