?>
Córdoba

Sube la fiebre por los certificados escolares

La ex Casa Cuna comenzó ayer a controlar a los niños. Se suma también el Misericordia. Aclaran que cualquier médico puede hacer el chequeo.

En el Hospital Pediátrico del Niño Jesús (ex Casa Cuna) comenzó ayer el furor por los certificados médicos escolares. Temprano en la madrugada, los padres hicieron largas colas en busca de un turno para hacer el chequeo a sus hijos, control que solicitan las escuelas antes del ingreso del ciclo lectivo. A las 10 del primer día, el hospital ubicado en calle Castro Barros al 600 ya llevaba 140 turnos entregados.


“Todos los años nos pasa lo mismo. Hay mucha ansiedad de los padres por irse con el certificado. Siempre aclaramos que cualquier médico matriculado puede realizar estos controles. Y en el caso de que elijan el Pediátrico, deben venir sólo los dos días en la semana que disponemos para realizarlos”, aclaró Silvia Ferreyra, subdirectora de ese centro de salud.


A partir de esta semana, el Hospital Pediátrico entregará turnos para certificados escolares a partir de las 7.30. Se darán 250 números. Los controles se realizarán de 9 a 18. Los niños pasarán en ese mismo día por los chequeos oftalmológicos, odontológicos y de clínica médica. Los interesados deberán acudir con el Documento Nacional de Identidad y el carné de vacunación.


Pero, no es el único hospital provincial, ya que el Misericordia también se suma a este operativo, para acortar la espera de los padres. Acá, se brinda la posibilidad de realizar la revisación completa en una sola jornada: se realiza el chequeo clínico, oftalmológico, odontológico y cardiológico, en caso de ser necesario, en el mismo establecimiento. La atención es por turno espontáneo, ingresando por la entrada principal (calle Belgrano al 1200) todos los lunes, martes y jueves de 8 a 13 horas.


Cabe recordar que los niños deben concurrir con su DNI, la ficha médica provista por la escuela y el carnet de vacunación actualizado.

Problemas con el cepillo. Las caries y el sobrepeso son los dos flagelos que saltan todos los años en este hospital. Cuatro de cada 10 alumnos de primaria tienen problema con su peso, según una encuesta realizada por el Programa de Sanidad Escolar (Prosane), en 2010. El estudio, realizado por el Ministerio de Salud de Córdoba y la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, detectó que el 30 por ciento de los estudiantes tiene sobrepeso. Y otro 7 por ciento padece de bajo peso. La encuesta también encontró caries en el 60 por ciento de los chicos, piojos en el 30 por ciento y mala postura en el 20 por ciento. Según este análisis, uno de cada dos estudiantes tiene algún problema de salud. Y el 7 por ciento, problemas de hipertensión.

...............................................

La vianda, cuanto más verde mejor

Ya sea para escuela de verano o clases comunes y corrientes, los padres pueden optar por viandas más saludables. La Sociedad Argentina de Pediatría recomienda frutas bien lavadas (peras, bananas o manzanas), pan, galletitas saladas o dulces y cereales. Cuando la escuela dispone de heladera también se puede optar por yogurt, quesos, carnes bien cocidas en variadas formas, milanesas, pastel de carne, lonjas de carne cocida al horno y legumbres cocidas. Hay que insistir en el agua como la mejor bebida y evitar alimentos muy salados como papas fritas, salchichas, hamburguesas y fiambres.

...............................................

La Calera: 23% de sobrepeso

El 23 por ciento de los estudiantes de primaria en la localidad de La Calera (Gran Córdoba) tiene un peso superior al considerado saludable. A su vez, el 10,4 por ciento se encuentra por debajo de lo que debería indicar la balanza. La información fue revelada a través de un estudio realizado en mayo del 2012 por la Secretaría de Prevención y Promoción de la Salud del Ministerio de Salud de Córdoba.


Un total de 173 alumnos de la escuela primaria San Martín fueron chequeados en mayo del año pasado. El 10,4 por ciento resultó con bajo peso, cuando lo esperado es del 3 por ciento, según consta en un informe, al cual tuvo acceso Día a Día.


Otro dato preocupante fue la cantidad de niños que estaban por encima de la balanza: el 12,71 por ciento resultó con sobrepeso y el 10,98 por ciento con obesidad. “Si un niño come mal, se retrasa en el crecimiento –indica el estudio–. Su peso y talla son menores a los normales para su edad. Disminuyen las defensas del organismo, se enferma con frecuencia y tarda más tiempo en reponerse”.


Cuarto grado es el curso más crítico en cuanto a los parámetros que se observaron de nutrición.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo