Córdoba

Sigue el paro de colectivos en Córdoba

El gremio no acatará la conciliación obligatoria impuesta por el Ministerio de Trabajo. Podrían declarar ilegal la medida. La gente, indignada.

Casi 11 horas de negociación, para que una mala noticia volviera a caer sobre los usuarios del transporte urbano. Los choferes acordaron anoche seguir con la medida de fuerza, el segundo paro en la semana, y desconocer la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo para que retomen la prestación.

Ayer, el predio de la cartera laboral era un volcán en plena ebullición. Cerca de las 23, el secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Alfredo Peñaloza, salía para hablar con los “muchachos” para volver a indicarles que no hubo acuerdo con los empresarios por una recomposición salarial. Pero, por sobre todo, para empujar la continuidad de la medida de fuerza que empezaron ayer.

El sindicalista se reunió con las bases que le hacían el aguante, y automáticamente activaron el paro para hoy y no acataron la resolución. Hoy, cuando vuelvan a Trabajo, los choferes se “tomarán” de que ellos participan de una paritaria nacional, por lo que entienden que la Provincia no tiene competencia en este conflicto. “Siempre vamos a estar cerca de los compañeros y esperemos que nos ayuden en esta lucha”, dijo Peñaloza.

La decisión de los empleados fue contraria al pedido expreso del Ministerio para que vuelvan a trabajar, por lo que anoche la Provincia evaluaba qué represalias aplicar a UTA por desobedecer la conciliación. Podría decretar la ilegalidad de la medida de fuerza.

Trabajo también aplicó la conciliación a los empresarios para que realicen los depósitos de dinero y respeten el acta salarial. Y un dato no menor: la Provincia le “clavó la mirada” a la Muni, a la que intimó para que se sume a la mesa de negociación como poder concedente para garantizar el servicio.

Hasta anoche, los funcionarios del intendente Ramón Mestre aseguraban que no era competencia del municipio resolver el problema, y que se trataba de un conflicto entre la Nación (que envía los subsidios para pagar los aumentos), el gremio y las empresas. El propio secretario de Transporte municipal, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, confirmó que no intervendrían.

En conflictos similares de años anteriores, el municipio completaba con fondos propios la diferencia que pedían los choferes. Pero ahora, Mestre no está de acuerdo con sacar dineros de su caja. El intendente se comunicó varias veces con la cartera laboral, que conduce Omar Dragún, y recién 22 horas después de que los usuarios soportaran el paro, dictó la conciliación. Con ello, hoy tampoco prestarán servicios Tamse, Coniferal y Ciudad de Córdoba. Recién a las 11 volverán las partes a Trabajo para intentar un acercamiento.

La diferencia salarial está planteada en mucho más que 370 pesos. La Nación aprobó una suba de 1.000, pero UTA Córdoba aplicó su convenio y quiere 1.370. El vicepresidente de la Federación de Empresarios del Transporte de Pasajeros (Fetap), Gustavo Mira, dijo: “Es un deseo de ellos; no hay un acta que diga que tenemos que pagar eso que piden”.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo