?>
Córdoba

Sexualidad en pareja: 10 tipos de fantasías

A las fantasías hay que dejarles lugar, jugar con ellas, incluirlas y compartirlas.

Según el doctor Adrián Sapetti, “se podrían tipificar algunas fantasías eróticas para facilitar su comprensión, a la vez que disminuir la angustia de muchas personas que se alarman cuando las tienen porque se sienten como perversos, anormales o enfermos; en lugar de aceptar que los sueños, utopías,  delirios y vuelos imaginarios son universales”. Los diez tipos más comunes:
1. Las que ayudan a excitarse: no persiguen otra finalidad que regodearse imaginándolas.
2. Las que sirven para excitación: aquí entra en juego un otro. Se conciben situaciones, personas y lugares con el fin de lograr una excitación que será liberada a través del acto masturbatorio.
3. Las que permiten realizar el coito o sirven como ingrediente: hay personas que no pueden tener actividad sexual si no encienden sus fantasías.
4. Las compartidas con la pareja que procuran aumentar la pasión, pudiendo incluir juegos donde se interpretan escenas, personajes o roles diferentes.
5. Las fantasías sadomasoquistas y parafílicas  en las que aparece la necesidad de infligir castigos, o ser castigados.
6. Las de poder, de gran potencia o dominio sexual.
7. Las de la mujer colocada en actitud de idolatría y deseo exclusivo del varón y sus atributos.
8. Las voyeuristas: imaginan mirar a una mujer/hombre que se desviste o a una pareja haciendo el amor.
9. Las fantasías  exhibicionistas, del tipo que consiste en mostrar su cuerpo.
10  . Las “colectivas”: representan el deseo de intercambio de parejas (swingers) o de sexo grupal.
¿Por qué es bueno imaginar?
Las fantasías, aclara Erglis, organizan la sexualidad, le dan forma y hacen que sea más excitante. En la pareja resultan positivas, siempre y cuando sean toleradas por la otra persona. Le dan el condimento que hace más atractiva la relación. En ese sentido, es importante que siempre haya fantasía. 
Para Arias, las fantasías sexuales, tanto en el sujeto como en la pareja, juegan un papel importantísimo porque amplían, a través de la imaginación -que es el lenguaje del erotismo y por el cual desarrollamos los sentidos, emociones y sensaciones- y, fundamentalmente, porque contienen la entrada de la mente, la cabeza, lo racional, en la sexualidad, aspectos que son fuertemente resistentes a la entrega y la apertura sexual. A las fantasías hay que dejarles lugar, jugar con ellas, incluirlas y compartirlas.
Habrá que dejar prejuicios de lado y animarse a experimentar nuevas formas de pensamientos, para luego tener nuevos encuentros sexuales.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo