?>
Córdoba

Semáforos off tras la pedrada: el 25% no anda

La red fue “apedreada” por la tormenta del martes y funciona disminuida. Desde la Muni dicen que se recuperará la semana que viene.

La pedrea del martes pasado no sólo “abolló” decenas de vehículos. Los automovilistas que después de la ensordecedora precipitación de hielo salieron a la calle habrán notado la violencia del fenómeno en la cantidad de árboles deshojados, pero también, y sobre todo, en la falta de sincronización de los semáforos, en las luces apagadas en muchas esquinas y en los daños que provocó el temporal en las estructuras que protegen al rojo, amarillo y verde.

Según los empleados municipales, la tormenta afectó entre un 25 y un 30 por ciento de la red de semáforos de la ciudad y contaron que están trabajando con cinco cuadrillas para encarar las diferentes reparaciones: problemas de sincronismo, luces intermitentes, luces apagadas, recambio de cabezales y cambios de placas.

“Recuperar la red nos va a llevar hasta el martes con mucho trabajo durante el fin de semana. Tenemos muchos problemas y son cinco las cuadrillas que están trabajando sin descanso. Nosotros lamentamos esto porque habíamos logrado mejorar el sistema, pero contra la naturaleza no se puede hacer nada y esto nos mandó al tacho”, indicó Moisés Haschisch, delegado de los trabajadores de la división de Semáforos de la Muni.

La falta de abastecimiento de energía por parte de Epec, la inundación de tableros por las precipitaciones y la quemadura de placas es lo que explica que al menos en 40 cruces de la ciudad hoy haya semáforos apagados o en intermitente. A esto hay que sumarle el destrozo que provocó la piedra en los cabezales de las luces de tránsito (la carcaza que le da forma a los semáforos), y reparar estos daños es lo que le lleva más tiempo a los trabajadores.

Para Haschisch, noviembre va a ser un mes de mucho trabajo: “Prevemos que va a ser complicado por las tormentas. Los vientos fuertes nos provocan problemas en los viejos semáforos porque queman lámparas, imagínese la piedra. Tenemos mucho trabajo y algunos muy complicados, cambiar un cabezal roto lleva tres horas. Va a demandar su tiempo, al vecino le pedimos paciencia, por suerte tenemos los insumos y los equipos para trabajar”.

Caos, no. Dante Rossi, subsecretario de Tránsito de la Muni, indicó que si bien la tormenta dejó problemas la situación en el tránsito de la ciudad “no es caótica”.

“Las roturas que tuvimos están dentro de lo esperable ante una tormenta de esta magnitud, estamos trabajando pero hay que tener paciencia. Hay muchas reparaciones que se demoran porque tenemos que esperar que se sequen los cables y los equipos, hay situaciones que nos exceden, como la falta de suministro de energía por parte de la Epec, y que afectan a los semáforos. Lo más complicado es recuperar el sincronismo, porque es una tarea que se hace manualmente. La zona más afectada fue la norte, hay reclamos y los estamos atendiendo”, aseguró Rossi.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo