?>
Córdoba

¿Se pincha el globo?

La prohibición dispuesta por DLS, anunciada con fuegos de artificios, es difícil de controlar

 

Pese al decreto que De la Sota firmó para impedir la comercialización y el uso de los globos de papel durante la noche del Año Nuevo, “sobrevuela” la duda de la aplicación de esa reglamentación: es que aún no está claro quiénes y cómo controlarán que la letra no sea muerta. 

Por ahora, la Provincia difundió que será la Policía la que intervendrá, pero en los municipios el control de las ventas está en manos de sus inspectores. Por esto, deberán adherir al decreto provincial. 

Así, los policías tendrán restricciones legales para hacer cumplir el decreto. 

En la ciudad, Manuel Guzmán, responsable de Defensa Civil, le solicitó ayer al intendente Ramón Mestre que se sume a la Provincia, dejando en las manos de los inspectores de Control en la Vía Pública el poder de policía sobre la comercialización de los globos de papel barrilete. 

Aunque se descartaba que Mestre se sumará al decreto de DLS, por las pocas horas que restan hasta la llegada 1º las intervenciones de los inspectores serán limitadísima. 

Ayer, efectivos de la Brigada de Explosivos de la Policía comenzaron a “visitar” a los negocios habilitados para la venta de pirotecnia en la ciudad de Córdoba. Anoticiaron a sus dueños de las restricciones planteadas en el decreto del Gobierno provincial. Los uniformados prometieron que decomisarán los globos si los agarran con las manos en la masa. 

En el interior, todo indica que los controles se dificultarán más. Rogelio Ferrario, jefe del cuartel de bomberos voluntarios de Río Cuarto, explicó que recorrieron los negocios que venden pirotecnia. Sin embargo, admitió que el control de las ventas es “muy difícil”; y el del uso, “imposible”. “¿Quién va a salir a patrullar el 31 a las 12 (por la medianoche) para verificar quién usa los globos?”, se preguntó con total lógica el bombero. 

Aunque en algunos municipios cordobeses el uso de estos globos está prohibido (San Francisco, Brinkmann), el tema levantó vuelo luego de que el director de Defensa Civil advirtiera su peligrosidad por la cantidad de incendios originados durante la madrugada de la Navidad, los que afectaron a viviendas, pastizales y a una pequeña planta industrial. Guzmán, el funcionario en cuestión, pidió que se reglamente la fabricación, comercialización y uso de los globos. De la Sota compró la idea y prohibió todo, incluyendo la fabricación. 

En realidad, el único control que regirá será el de la propia conciencia.

 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo