?>
Córdoba

Se perdieron un millón de pinos en Calamuchita

Ese fue el saldo que dejaron las últimas dos tormentas de viento en esa zona.

Un millón de pinos se perdieron en las últimas dos tormentas con vientos huracanados que se registraron en el valle cordobés de Calamuchita, según los cálculos de los especialistas.

"Se perdieron más de dos mil hectáreas, desde el límite sur de Calamuchita hasta la zona de San Clemente, y es probable que me quede corto", indicó Fernando Martínez, ingeniero agrónomo y asesor en varios campos serranos, en un informe publicado por La Voz del Interior.

Los relevamientos se hicieron para calcular las pérdidas que registraron las áreas rurales de la región cordobesa con mayor forestación industrial por los temporales de octubre y noviembre pasado, que según las primeras estimaciones superarían los 80 millones de pesos.

Martínez explicó que los vientos huracanados derribaron unas 200 toneladas de madera por hectárea, lo que acumularía en la zona un total de 400 mil toneladas de madera. "De eso se va a poder aprovechar el 30 o 40 por ciento", calculó el especialista, quien explicó que "una tonelada de madera puesta en aserradero sale 180 o 200 pesos".

Según las primeras estimaciones, las pérdidas para el sector ascenderían a los 80 millones de pesos, pero podrían agravarse si no se inician las acciones necesarias para recuperar parte de la madera que quedó sobre el suelo. Sin embargo, se indicó que aún no hay un relevamiento preciso de las hectáreas dañadas, lo que podría lograrse con una constatación aérea o satelital.

"Hay productores que perdieron el 80 por ciento, otros el 50, otros el 30, otros casi nada. Es variable. Depende de cada lugar. En mi caso, entre los cinco campos que asesoro, el promedio de pérdida fue de 60 a 70 por ciento", añadió Martínez.

Esteban Zupan, técnico regional para Córdoba de la Dirección de Producción Forestal de la Nación, dijo que gestionó ante la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales) una constatación con imágenes satelitales, pero que no tuvo aún respuestas.

"Los contratistas y dueños hablan de entre mil y dos mil hectáreas de daños -precisó-. Esto afectará la actividad del sector por las pérdidas en el recurso, las dificultades para acceder a las explotaciones forestales, los daños producidos a equipos y herramientas, y la dificultad para la extracción de la materia prima caída, que se irá deteriorando", expresó.

Los temporales se registraron el 6 de octubre y el 22 de noviembre pasado, y con vientos de hasta 130 kilómetros causaron serios destrozos en las zonas urbanas y rurales de Yacanto, La Cumbrecita, Villa Alpina, Villa Berna, Santa Rosa, Villa General Belgrano, Los Reartes, Villa Berna e Intiyaco, entre otras.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo