?>
Córdoba

Se necesitarían más de $ 230 millones para tapar baches

Es una proyección de una privada sobre cuánto hay que invertir. Las cuadrillas municipales alcanzan a arreglar 300 pozos por día. Piden más gente.

"Cuando era chico, en unas vacaciones mi padre me dio como castigo quedarme a contar los baches que tenía Córdoba. Ellos se iban a la costa. No me olvido más ese verano. Venía a buscarme todos los días un auto de la Municipalidad y yo tenía que ir marcando en un mapa de Córdoba. Los pozos, calle por calle. Hasta que terminé y me mandaron a buscar”.

......................................................

El padre era Ramón Bautista Mestre, y el hijo Ramón Javier Mestre. La anécdota fue contada por el actual intendente en una entrevista con Día a Día antes de asumir, en 2011. Era un poco más que un niño cuando su papá gobernaba la Municipalidad de Córdoba y tuvo que salir a contabilizar los pozos como parte de un reto.

A un año de su gestión, los baches siguen siendo un dolor de cabeza para él, ya siendo un adulto y al frente del Palacio 6 de Julio. A diario vecinos se quejan por pocitos, pozos y pozazos casi imposibles de atravesar. Las lluvias aumentaron el deterioro de las calles, sobre todo en aquellas en las que tienen arreglos de bacheos superficiales. Frente a este problema, nos planteamos esta incógnita: ¿cuánto dinero es necesario para dejar las calles como un billar?

Hoy la Municipalidad de Córdoba cuenta con cinco cuadrillas diarias de empleados de Obras Viales; y contrató empresas privadas que agregan otros cinco grupos de trabajo.

Con los municipales trabajando de 7 a 14, más prolongaciones de jornada, se llegan a tapar “con viento a favor” unos 300 pozos diarios. Tienen para usar 30 toneladas de asfalto caliente por día, lo que equivale a cubrir 300 cráteres. A eso, hay que sumar las tareas de las empresas privadas, que tienen un rendimiento similar.

Córdoba tiene registradas 9 mil cuadras de asfalto; 15 mil de hormigón y 13 mil de tierra. Esto representa una superficie total de 25.900.000 metros cuadrados.De acuerdo con un relevamiento de las calles de esta ciudad que realizó una de las empresas que trabaja para el municipio –que pidió reserva de su nombre– para cubrir “las necesidades de mantenimiento” se considera como imprescindible un “bacheo profundo” con una inversión anual de, al menos, un 10 por ciento del total de la superficie más crítica; la repavimentación de mil cuadras en pésimas condiciones y una erogación más para mantener las calles de tierra.

Esto implicaría un gasto total estimado de 236.720.000 pesos y sólo para tener a la ciudad en una situación regular en sus arterias. Estos cálculos fueron realizados por una empresa que suele ser contratada como tercerizada y contempla los gastos por contrataciones, arreglos e insumos de las privadas y los insumos empleados con la mano de obra municipal.

Sólo en hormigón sería necesario gastar 26.250.000 pesos; además de 11.340.000 en asfalto.

A esto, hay que agregar la reconstrucción más intensa de calles y avenidas. En el caso del hormigón, se recicla hasta el 50 por ciento aproximadamente y el asfalto un ciento por ciento. Esto implica un gasto de 140.000.000 de pesos. Sería un paso para repavimentar aproximadamente mil cuadras, sobre un total de 23.000 existentes (entre asfalto y hormigón).

Hoy el costo promedio para arreglar una cuadra que tenga mucho más que un bache, con una carpeta en pésimas condiciones, es de un mínimo 140 mil pesos. De ahí que se estima una inversión de un 10 por ciento de la superficie más afectada para cambiarle la cara a las calles.

Para hacer desde la Municipalidad la reparación de calles de tierra, con nivelación y aplicación de material granular (con un costo promedio de 4,30 pesos por metro cuadrado) se necesitarían 39.130.000 de pesos.

“Esto se trata de un trabajo de mantenimiento bastante austero, implicaría un arreglo anual a las calles de tierra, repavimentar mil cuadras sobre 23 mil existentes; y un bacheo del 10 por ciento de la superficie total, que sabemos puede ser mucho más”, aclararon los entendidos en el bacheo que realizaron la estimación sobre cuánto debería gastar Córdoba para mejorar sus arterias.

Marcelo Argüello es empleado municipal de Obras Viales en el área de bacheo, y uno de los referentes gremiales en esta repartición. Lleva casi 20 años en este sector. Empieza con este dato: toda la dirección tiene unos 160 empleados, cuando llegó a contar con más de 300 agentes. Con recursos propios, estas cuadrillas llegan a tapar unos 300 pozos diarios y, para eso, emplean unas 30 toneladas de asfalto caliente.

“Este año se llovió todo y el bacheo empieza a levantarse, se ven las rajaduras en el asfalto. Hay calles a las que nunca se les hicieron en años las juntas, y por la dilatación se abren. De ahí que también tenemos muchos problemas de hundimiento”, explicó Argüello.

Desde esta repartición explicaron que también se suman los pedidos constantes de Aguas Cordobesas, de Telecom o de Ecogas por obras, en las que necesitan realizar intervenciones en las arterias, y al romper, así se haga la reparación posteriormente, quedan los parches.

“Lo que pasa es que las arreglan, le meten un cuadrado y después aparece el hundimiento, las juntas que se abren”, agregó el delegado.

Obras Viales tiene una oficina de coordinación que recibe los reclamos de los vecinos, más las notas que ingresan por la Municipalidad y desde los CPC. Para los empleados, la demanda está sobrepasada frente a la escasa cantidad de agentes que tiene el área.

“Son cinco cuadrillas con 38 personas por día, los que trabajan de 7 a 14, con una prolongación”, explicó Argüello.

A esos trabajadores, se suman 25 agentes que están en la Dirección de Suelo, que se ocupan de las calles de tierra; 30 agentes para hormigón; seis en los talleres; y unos 14 para las bocas de tormenta.

Los trabajos de los equipos de empleados, más los de las empresas privadas, llegan a cubrir al ritmo actual unos 200 mil pozos en un año. Siempre que haya 10 grupos en las calles. A ese ritmo se usan 20 mil toneladas de asfalto caliente. Bastante por debajo de lo que los privados estiman indispensable para invertir en mantenimiento de las calles.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo