?>
Córdoba

Scioli le dio un "cacho" de bendición

La postulación del humorista como compañero de fórmula de Accastello repercutió en el escenario político local. De la Sota llamó a Buenaventura y dijo que es un “amigo”.

El tablero de la política cordobesa se movió ayer con una lluvia de cruces después de que el humorista Cacho Buenaventura oficializara que será el compañero de fórmula del kirchnerista Eduardo Accastello. El gobernador José Manuel de la Sota dijo que no “bajará” la publicidad que el cómico realiza para la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) y que tiene una relación de “amistad” con él.

Desde Santa Fe, su colega y candidato por el PRO, Miguel Del Sel, le tiró unos petardos, mientras que Daniel Scioli lo recibió en su despacho para hacerle el “aguante” y darle la “bienvenida”.

La jugada de Accastello y Cacho se venía “amasando” desde hace más de un año, pero la noticia corrió por todos los pasillos políticos ayer a la mañana. El humorista contó que mantuvo una charla telefónica con De la Sota antes de que saliera a la luz su postulación. Cacho tiene una relación de amistad con Accastello tras sus participación como conductor del Festival de Peñas, y también con De la Sota por numerosas intervenciones en campañas publicitarias.

“¿Qué hago tan temprano?, casi que junté las aguas”, lanzó en chiste Cacho cuando a primera horas de la mañana le preguntaron acerca de su decisión de incursionar en la política.

“Definí que no me voy a quedar al costado opinando, sino por dentro. Hablé con De la Sota y me dijo: ‘Así que andás con ganas de meterte en política’. Y le respondí: ‘Y..., algo de eso hay’, e hice: Mmm, dijo el mudito (risas). Fue una charla telefónica para ver si era cierto que si estaba por incursionar en política, con respeto”, relató el humorista.

Por detrás llegaron declaraciones de Del Sel, quien exclamó: “Ay, ay Cacho”, cuando conoció que irá por el kirchnerismo. Mientras las radios ardían con mensajes a favor y en contra, comenzaron las mediciones para ver cuánto sumaría el humorista.

“Creemos que hasta unos 5 puntos más”, lanzó en confianza un consultor. Por otro lado, un hombre del riñón de De la Sota confesó: “Capaz que (Accastello) llegue a los 20 puntos. Sería toda una revolución”. Mientras corrían rumores de que Schiaretti reunía a su tropa para analizar el impacto, De la Sota salió a la cancha: “Tengo una relación de amistad con Cachito, así que de los amigos yo no opino de sus decisiones”. Sin embargo, trazó un posicionamiento mayor del candidato a vice de Schiaretti, Martín Llaryora. Por detrás, Scioli le dio un empujón al cómico: “Es un honor que Cacho Buenaventura sea candidato. Vamos a demostrar que podemos transformar a Córdoba en serio”.

¿Saltó la térmica por el aire?

Pese que se levantó la publicidad de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec), en la que Cacho Buenaventura aconseja usar el aire a no más de 25 grados, el gobernador José Manuel de la Sota dijo que no se le rescindió el contrato. “No creo que nadie pueda hacer esa barbaridad”, aseguró. Sin embargo, tendría vigencia hasta mañana.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo