?>
Córdoba

Schiaretti busca un golpe de efecto en su gabinete

El gobernador anunciará su gabinete la semana que viene. Varios puestos clave ya están designados. Promueven a intendentes al Ejecutivo.

Presentado el gabinete nacional, la danza de nombres que integrarán el Gobierno de Juan Schiaretti está en su mejor momento, con algunos probándose el traje y otros, cortando clavos porque el sillón que soñaron parece más lejos que nunca.

Se descuenta que el ministro jefe será Ricardo Sosa. Aunque la cartera que ocupe lleve finalmente otro nombre, Sosa es un incondicional de Schiaretti y será el ministro con más poder.

Después de cuatro años en el llano, vuelve a los primeros lugares de la política Juan Carlos Massei. El electo diputado nacional tiene un sillón asegurado en el gabinete: Gobierno y/o Seguridad son las áreas que tendrá a su cargo.

Osvaldo Giordano, actual interventor de la Caja de Jubilaciones, asoma como el reemplazante de Ángel Mario Elettore, quien dejaría la función pública con un récord para la política nacional: 12 años como ministro de economía.

Entre estos tres funcionarios tendrán que resolver el que asoma como primer reclamo: un bono de fin de año para los empleados públicos.

Sergio Busso es, por ahora, el número puesto para montar en el ministerio de Agricultura, y Fabián López tendría a su cargo Obras Públicas y Medio Ambiente.

Una brasa caliente recibirá Rodrigo Rufeil, actual intendente de La Calera, quien se sentaría en el sillón más mullido del Ministerio de Desarrollo Social.

Aunque Schiaretti y sus colaboradores más estrechos siguen retocando el organigrama del próximo gobierno, trascendió que se creará una súper secretaría de la Mujer, y Claudia Martínez suena para ocuparla. En principio, dependería diréctamente de Schiaretti, con un importante presupuesto para progamas de asistencia y prevención.

La esposa de Schiaretti, Alejandra Vigo,tendrá a su cargo los planes de empleo en el próximo gobierno. Éste será uno de los puntos centrales de la gestión que viene, al menos en los planes previos.

En Educación, Walter Grahovac aparece como la única opción.

Quedan casilleros aún sin ocupar, entre ellos la Presidencia del Banco de Córdoba y la Caja de Jubilaciones de la Provincia. Justicia tiene dos candidatos firmes: Luis Angulo y Fernando López Amaya.

En lugar de Gustavo Santos, ahora en el gabinte de Mauricio Macri, iría a Turismo el intendente de Mina Clavero, Julio Bañuelos. Entre los intendentes, Schiaretti busca a un ministro de Salud, un cargo para el que no hay candidato firme aún.

La danza de nombre también incluye al futuro jefe de la Policía, pero, como adelantó Día a Día, quien pica en punta es Gerardo Vázquez, quien tiene el aval de los organismos de derechos humanos y, en particular, de Martín Fresneda.

En el equipo de Schiaretti consideran que el acuerdo con Fresneda es clave: conducirá un bloque de ocho legisladores, brazos que el próximo gobernador podría necesitar si se empantana la interna peronista o urge una ley de ajuste.

En principio, Schiaretti no quería promover al Ejecutivo a legisladores, pero no es un tema cerrado. De mantenerse esta decisión, Óscar González, Francisco Fortuna, Carlos Gutiérez, Manuel Calvo y el Pichi Campana se quedarán en sus escaños. Todos ellos aspiraban a ocupar un despacho más cerca del poder.

En principio, González quedaría como presidente provisorio de la Legislatura, Daniel Passerini sería el vicepresidente y Carlos Gutiérrez el presidente del bloque oficialista.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo