Martes 7 de agosto, 23:26
Nublado Parcial 11º / 51% +
/ Registrate

San Cayetano y el ritual de pedir trabajo

Como cada 7 de agosto, una multitud acompañó el paso del santo en Altamira.

Como todos los años, miles de fieles se congregaron en las calles del sudeste de la ciudad.

Como todos los años, miles de fieles se congregaron en las calles del sudeste de la ciudad.

  • de
  • 08/08/2012 00:00

    Por Redacción Día a Día

    Con los pañuelos blancos desplegados para saludar al santo en su paso por las calles del barrio, los vecinos de Altamira salieron en procesión ayer a las 16, en un nuevo 7 de agosto, día de la fiesta patronal de San Cayetano. 

    Unas mil personas caminaron desde la parroquia hasta la plaza Guevara. Estaba entre los feligreses el ex sacerdote Nicolás Alessio, quien hace dos años dejó los hábitos en medio de una fuerte polémica con el obispo Carlos Ñáñez por la oposición de la Iglesia Católica al matrimonio igualitario.

    Vestido de pulóver rojo y camisa celeste a cuadros, Nicolás Alessio recibió el saludo efusivo de cientos de peregrinos a lo largo de la procesión. Dijo que la celebración estaba “vacía de contenidos” por la ausencia de gremios y organizaciones sociales y políticas.

    Sin lugar a dudas, los vientos cambiaron en Altamira: en la plaza, la misa fue encabezada por el vicario de la Pastoral para la ciudad de Córdoba, Pablo Nassif. El cura párroco, Néstor Fornara, acompañó al delegado del obispo en la ceremonia.

    Al evocar al santo, Fornara dijo: “San Cayetano es un ejemplo de solidaridad, de preocupación por el otro, una invitación a que todos vivamos la realidad con pasión y atención especialmente por los más necesitados.

    “La gente tiene una linda devoción con el santo porque se preocupaba por quienes no tenían trabajo”, agregó el sacerdote.

    Durante la procesión, los fieles llevaron en alto velas e imágenes del santo, con trozos de pan que fueron bendecidos por los sacerdotes. Pidieron y agradecieron por el trabajo propio o el de los hijos.

    La misa en la plaza culminó con la tradicional bendición de panes caseros, que luego fueron repartidos entre los feligreses.

    En Buenos Aires. Una multitud se congregó ayer durante todo el día en la parroquia de San Cayetano del barrio de Liniers, donde 1.150 laicos asistieron a los devotos. La misa central fue a las 11, y la encabezó arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio.

    ¿Qué te produce este tema?

    Comentarios

  • © 2009 - 2011 Todos los derechos reservados.
    Cache generated by MODULE Static Page Cache at 07/08/2012 | 23:26:18 url:http://publicador.diaadia.com.ar/node/175827?recache=1