Córdoba

Salven al gato que está colgando en La France

Hace tres días que una gatita está atrapada en la punta de un pino. Bomberos intentaron rescatarla pero no pudieron, esperan que baje sola.

Chimi ya no maúlla, grita, y su grito es agudo, lastimoso. Desde el lunes a la madrugada que está colgada de un pino en barrio La France y no la pueden bajar. Hasta los bomberos fueron ayer para darle una mano, pero el felino apenas se movió unos metros en el árbol.

Está muy alto, por lo menos a unos 10 metros del piso, y no afloja ni un segundo sus garras para dejarse ayudar. Los vecinos, cansados de sus continuos maullidos, llamaron a la Policía, a los Bomberos y a Defensa Civil, pero nadie llegó hasta ayer a la siesta.

Cerca de las 15, una autobomba con cinco bomberos se estacionó en la calle Diaguitas al 3.100 y comenzó el operativo para que Chimi baje del pino. Antes, un vecino, de buena gana, intentó llegar a la gata, pero fue imposible que se le acercara.

A la vuelta, sobre la calle Rivadeneira, la situación del felino preocupaba mucho a una familia, a los dueños de Chimi, cuatro hermanos que seis meses atrás la rescataron del ataque de un perro.

Augusto, Jeremías, Leandro y Franco fueron los que cuidaron de la gatita, los que la alimentaron y la recuperaron de sus lesiones.

“Estuvo muy mal, pero después se puso hermosa, en casa tenemos dos perros y se lleva muy bien con ellos, esperamos que baje porque la queremos recuperar, y ante todo es un vida”, contaba ayer Estela Falco, la abuela de los chicos.

Leandro dijo que todas las mañanas, antes de irse a la escuela, le dan de comer a Chimi. El lunes la escucharon maullar pero no la encontraron por ningún lado, hasta que uno de los chicos salió al patio y la vio casi en la punta del pino del vecino.

“Hace tres días que no podemos dormir, maúlla y parece que la tuviéramos adentro de la pieza, da una pena verla ahí arriba”, le decía Nélida a Día a Día en el patio de su casa, espacio que le prestó a los bomberos para que trabajaran.

Los uniformados probaron sacudir el pino con sogas para que Chimi se suelte pero apenas bajó unos metros y después quedó más aferrada al pino.

Chimi movilizó al barrio. Ya se cumplió su cuarta noche en las alturas de La France y creen que sólo su instinto de supervivencia puede hacerla bajar.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 31/05/2012 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo