?>
Córdoba

Repararán la Terminal con los alquileres

Luego de la estatización, los ingresos derivados de la administración de la Terminal se utilizarán para poner al día los edificios de la T1 y T2.

Luego del sorpresivo anuncio de estatización de la Terminal de Ómnibus por parte del Gobierno provincial, la pregunta quedo flotando en el aire: sin concesionarios privados, ¿quién se hará cargo de las cuantiosas inversiones que hacen falta para reparar la maltrecha estación cordobesa?


Según le aseguró a Día a Día una alta fuente de la administración delasotista, los fondos necesarios para arreglar la T1 y T2 saldrán del flujo de ingresos que genere el propio negocio que, ahora, estará en manos del Estado. “Los alquileres de los locales comerciales serán completamente renegociados, y los fondos que se generen se utilizarán en su mayoría para encarar las reformas y arreglos que necesitan ambos edificios”, expresó el funcionario consultado.


“Tené en cuenta que una sola de las playas de estacionamiento dejará 100 mil pesos por mes en concepto de alquiler”, ejemplificó la misma fuente, dando a entender que los ingresos que generará el propio negocio bastarán para encarar el plan de obras necesario para poner en condiciones la Terminal, estimado en varios millones de pesos.

Al Estado. El lunes, casi intempestivamente, la Provincia dio de baja el proceso licitatorio para concesionar la T1 y la T2, y anunció la reestatización del complejo. Para ello, se creará la empresa TOCSE (Terminal de Ómnibus Córdoba Sociedad del Estado) que será la encargada de operar y explotar comercialmente la vieja y nueva Terminal.


El decreto, firmado por el gobernador José Manuel de la Sota, rechazó las propuestas presentadas por Ctoc (actuales locatarios) y Tarje Bus (había sido declarada preadjudicataria) por no adecuarse a los pliegos de licitación. Los actuales locatarios podrán seguir en la Terminal hasta el 31 de marzo, luego de lo cual tendrán que renegociar sus contratos con TOCSE sobre la base de nuevas condiciones.


Ayer, los mismos locatarios se mostraron prudentes frente a la novedad. “Somos muy cautos con esta noticia, por un lado estamos contentos porque el Gobierno dio curso al reclamo que hicimos de impugnar la licitación y estamos a la espera de ver que resolución van a tomar con los locatarios”, dijo Alicia Apfelbaum, propietaria de un local en el subsuelo del edificio.


Gabriela Bertini, dueña de una farmacia en la T1, dijo que los locatarios están “expectantes y a disposición”, al tiempo que aseguró que esa expectativa se debe a que “aún hay dudas sobre qué va a pasar con los puestos laborales” de todo el complejo Terminal.

$100.000. Es el ingreso mensual que deja una de las playas de estacionamiento de la T1 en concepto de alquiler.

.............................................

Enrique Moyano
Vicepresidente de la Cámara de Locatarios

El Gobierno se hizo cargo de la Terminal de hecho confirmando la continuidad de los empleados de los servicios de limpieza, seguridad y mozos del cordel. Estamos expectantes y a disposición para dialogar.

Gabriela Bertini
Locataria

Fue una decisión prudente y salomónica, aunque la licitación fue irregular desde que ellos hicieron los pliegos, pero estamos más tranquilos porque hemos visto una actitud coherente de parte del Gobierno.

Alicia Apfelbaum
Locataria

Estamos dolidos por haber sido tratados de mamarrachos en nuestra presentación de los pliegos, cuando fue el Gobierno quién cambió las condiciones a último momento. No debieron darle lugar a Tarje Bus.


No se lo podía haber hecho peor
Por Mariano Bergero

Un volantazo de último momento. Eso fue lo que dio el lunes, en el último día de un 2012 muy complicado para la Provincia, la administración que comanda José Manuel de la Sota al decidir, después de meses de idas y venidas, estatizar la administración comercial de los dos edificios de la Terminal de Ómnibus. Fue luego de un cúmulo de improlijidades bien lejos de la “transparencia” que el ministro de Transporte, Dante Heredia, intentó destacar cada vez que hablaba del proceso licitatorio.


De buenas a primeras, el Estado se dio cuenta de que la explotación de la T1 y la T2 era “una gran negocio”, como lo expresó el jefe de Gabinete, Oscar González. ¿Por qué, entonces, la Provincia no encaró la administración de ese “gran negocio” de entrada y se embarcó en un proceso privatizador? ¿Por qué entregar ese “importante flujo de dinero” a un privado si el Estado podría hacerlo bien, como se promete ahora?

Hasta finales de la semana pasada, la decisión de adjudicar la Terminal al grupo Tarje Bus estaba tomada, pese a la impugnación realizada por Ctoc, el otro oferente que agrupa a los locatarios y que ahora, adelantó, continuará la pelea en la Justicia. “El contrato está a la firma del gobernador”, aseguraban voceros del gabinete. ¿Qué cambió? El “tema Terminal” ha sido, desde el inicio de esta gestión, una incomoda piedra en el zapato para DLS.

Diciembre fue un hervidero en el Ministerio de Transporte. Primero, Ctoc denunciando que el pliego estaba “armado” para un grupo foráneo. Luego, el apartamiento de Teba, el tercer oferente, por no pagar un sellado de 65 pesos. Y, finalmente, la impugnación a la preadjudicación de Tarje Bus.

La Fiscalía de Estado le dio la razón al reclamo de Ctoc al comprobar lazos directos entre empresas que integran Tarje Bus y firmas que operan en el mercado del transporte de pasajeros, lo que está prohibido en el pliego. Luis Juez intercambió llamados días atrás con referentes de los actuales locatarios para interiorizarse del tema. Ante esta tormenta perfecta, De la Sota decidió pegar un golpe de timón, buscando evitar que rayos y truenos impacten en sus pretensiones presidenciales.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo