?>
Córdoba

El regreso de un clásico: el dolor de pancita

Desde la semana pasada, los hospitales de niños comenzaron a recibir chicos con vómitos y diarreas. Se trata del rotavirus.

Los hospitales pediátricos de Córdoba comenzaron a recibir consultas por niños con síntomas de gastroenteritis. La enfermedad que es común en verano también hace su pico en otoño e invierno, aunque con una distinta razón de ser. Según explican pediatras, se trata del rotavirus, un germen que anda dando vueltas en estas épocas, junto con los virus respiratorios.


“La gastroenteritis por rotavirus es sinónimo de internación. Cuando el niño es muy chico, hay riesgo de deshidratación. Porque vomita y tiene una diarrea muy líquida. En el hospital ya tenemos dos niños internados por esta causa. Y hay un tercero que está en estudio”, explicó Silvia Ferreyra, vicedirectora de la ex Casa Cuna, ubicada en la avenida Castro Barros de la ciudad de Córdoba.


La especialista indicó que las primeras consultas comenzaron a registrarse la semana pasada. La gastroenteritis por rotavirus es la segunda causa de consulta en el hospital, después de los virus respiratorios. Se trata del 6 al 7 por ciento del total de atenciones por guardia. Mientras que las llamadas “enfermedades del aire” (gripe, resfríos) representaron de un 15 a un 20 por ciento del total de las consultas registradas la semana pasada.


Los síntomas de esta enfermedad son vómitos y diarreas muy líquidas. Esta suele presentarse con color amarillo oro. Comienza con una congestión nasal y una inflamación en las vías superiores (nariz y garganta). Es altamente contagiosa.


“Los padres con niños internados en hospitales tienen que cuidarse mucho. Porque la enfermedad es muy contagiosa y se trasmite fácilmente. Se propaga con sólo compartir una bombilla del mate”, explicó la especialista.


La gastroenteritis por rotavirus hace un pico en la misma fecha que las infecciones respiratorias agudas (Irab). Se estima que en unas seis semanas, ambas encontrarán su punto máximo. Por lo pronto, los hospitales de niños siguen registrando consultas, aunque son las esperadas para esta época del año.


Para Magdalena Arias, integrante del Comité de Epidemiología del Hospital Infantil, estos casos son comunes en Latinoamérica: “En zonas más ricas, es una enfermedad común pero por lo general tienen una vacuna en el calendario obligatorio.


En países con menor desarrollo, hay casos graves e incluso muertes. Influyen las condiciones de higiene y el hecho de que no tengamos la vacuna”.


Por su parte, Silvia Ferreyra, recomendó: “Pedimos a los papás que consulten ante cualquier síntoma. Hay que extremar las medidas de higiene. Deben enseñar a sus hijos que existe una regla de oro: lavarse las manos cada vez que están por comer”, finalizó Ferreyra.

......................................................................................

Qué es

El Rotavirus es la principal causa de diarrea en el mundo.


Contagio. La mayoría de las infecciones por Rotavirus son el resultado del contacto con personas infectadas. La principal vía de transmisión es la fecal-oral.


Síntomas. Diarrea y vómitos. La diarrea se caracteriza por la eliminación de materia fecal líquida, lo que hace perder agua y sales del organismo con riesgo de deshidratación. Si además hay vómitos, el problema aumenta.


Complicaciones. Deshidratación. Presencia de sangre, moco, pus y fiebre alta indica inflamación severa del intestino y requiere consulta urgente con el médico que puede indicar estudios y tratamiento.

......................................................................................

Qué hacer y qué no

* Darle la teta al bebé.


* Lavarse las manos con agua y jabón.


* No guardar restos de leche sobrante en los biberones.


* Cuando se utiliza leche en polvo para biberones, hervir el agua. Lavar bien frutas y verduras. Cocinar bien los alimentos.


* Si el bebé vomita administrar agua hervida o mineral por cucharitas.


* Consultar rápido al médico.


* No dar gotas calmantes del dolor de panza ni antiespasmódicos.


* No dar gaseosas ni jugos.


Sumate a la conversación
Seguí leyendo