Córdoba

Real Academia Adolescente

Si pensás que el lenguaje juvenil es un derrape… ¡Caieie! Los términos y giros adolescentes enriquecen cada vez más el vocabulario general. En esta nota, una guía feroz para que entender a los chicos no sea un viaje.

No hay signo más inequívoco de nuestro envejecimiento, que sumarse a la charla de un grupo de adolescentes y no entender el significado de la mitad de los términos utilizados. Y es que, se sabe, el lenguaje no es algo estanco, sino todo lo contrario: muta constantemente y los jóvenes suelen ser uno de los “motores” más activos para generar ese proceso.


“Los chicos no son la única fuente de ese cambio social. Lo que sí es destacable –hay que decirlo– es la particular dinámica que hoy este sector le imprime al fenómeno, debido a la influencia de las nuevas tecnologías”, explica a Claudio Díaz, especialista en culturas juveniles.

De la juventud al más allá. Antes de toda apreciación, Díaz aclara que no se puede utilizar el término “juventud” de forma genérica. Ese bloque está fragmentado –por ejemplo– en clases sociales y cada uno genera sus propios vocablos, a partir de sus consumos culturales y formas de interacción.


“No generan y utilizan los mismos términos los jóvenes cuarteteros –por citar un ejemplo– respecto a otros grupos. Lo que sí es novedoso es cómo influye la tecnología para favorecer que más rápidamente las palabras migren y se reapropien entre los grupos, e incluso por el conjunto total de los hablantes”, dice el investigador de la UNC.

Las redes imponen formatos. Se sabe que los cambios en el lenguaje se corresponden con los vuelcos culturales y las realidades sociales del usuario que “mueve esos cambios”. De ahí que algunos especialistas hagan notar que buena parte de los términos generados desde sectores juveniles se vinculen más a sentidos permisivos y solidarios.


Ahora bien, hay otras cuestiones que determinan tendencias en la conformación de nuevos léxicos. Por un lado la clásica influencia de canciones y programas de TV. Por otro lado, la tecnología. “Desde los SMS, hasta Twitter o Facebook, lo que se impone es lo acotado. Todo es más condensado”, resalta Díaz.

Intensidad emocional

Más de un padre de hijos adolescentes habrá notado con cierta extrañeza la proliferación de términos “afectuosos” con los que los jóvenes se tratan hoy. “Te amo”, “te quiero” o “te extraño” van y vienen (sobre todo mediante las redes sociales) no sólo en parejas, sino también entre amigos.


¿Qué tan normal es que dos varones adolescentes se digan “te amo” sin ponerse colorados? “Eso genera diferencias con los adultos, pero además es una característica del lenguaje condensado, que genera una sobrecarga de lo emotivo”, cuenta Claudio Díaz, dejando en claro que los más fieles exponentes de condensación de lo emotivo son los “emoticones”.

Pequeña guía para entender más a los sub-20

Toro: Adj. Sexy. Que por su físico despierta interés y agrado en los demás. Por ejemplo “Justin Bieber es re-toro”. En femenino, “tora”.

De Cara: Sinónimo de descolocado. Por ejemplo: “Quedó de cara”.

Se fue al pasto: Exageración. Excederse en alguna situación. Por ejemplo: “Esta película se fue al pasto”.

Derrape: Acción de “irse al pasto”.

Pete / Peta: Adj. Utilizado para desprestigiar a alguien. Por ejemplo “¡qué pete es este tipo!”.

Chomaso: Adjetivo. Para referirse negativamente a una persona o producto. En algunos grupos sociales también se utiliza para referirse positivamente a algo. Su diminutivo es “chomi”. Por ejemplo: “Tu auto está chomaso”.

Paja: Termino que se utiliza como sinónimo de fiaca. Por ejemplo en la expresión “¡Qué paja!”.

Mamadera: Expresión utilizada para describir a algo bueno, agradable.

Vofi: Apócope de “Vos fijate”.

Caieie: Deformación de “cállese”. Expresión utilizada en discusiones, para demostrar que un argumento es superior sobre el resto.

Banda: Sinónimo de “mucho”. Por ejemplo: “te quiero una banda”.

Es un viaje: Construcción que se utiliza para referirse a un esfuerzo extremo. Por ejemplo: “Leer todo el apunte es un viaje”.

Te cabe: Expresión que significa “Te lo merecés”. Por ejemplo: “te cabe el castigo, por vago”.

Me viene a bolaceá: Cuando otra persona nos enfrenta verbalmente, con argumentos poco creíbles.

Brasa: Marginal.

Es la que va: Frase que se utiliza como sinónimo de “Estoy de acuerdo”.

Feroz: (o feró) Adj. Reemplaza al “buenísimo”, o el sinónimo popular más reciente: “Mortal”. Por ejemplo: “este alfajor está feroz”.

Vidrioso: Adj. Reemplaza al “carteludo”; término utilizado para definir a los “agrandados”.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 10/06/2013 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Sumate a la conversación
Seguí leyendo