?>
Córdoba

Puente Centenario: dificultades que trajo la obra

Pasaron dos meses de la inauguración del paso bajo nivel del Puente Centenario y se continúa con la obra. Faltan elementos de seguridad y el tránsito convive con obstáculos.

El agua fluye por el Suquía. El 7 de agosto, en plena campaña electoral, el intendente Ramón Mestre inauguraba el paso bajo nivel del puente Centenario sin que la obra estuviera finalizada. El tiempo fluye como el río, los días pasan y en el lugar todavía hay “hombres trabajando”.

Entonces el tránsito se mueve a media calzada debajo del puente Centenario entre tachos, obreros, obradores, máquinas y cartelería precaria que marca peligro. 

Los tanques anaranjados abollados sobre la flamante carpeta asfáltica muestran las cicatrices del roce con los vehículos. También el cordón cuneta pintado de amarillo, que tiene rayas negras de los “llantazos” que pegan algunos automovilistas. Las consecuencias de la convivencia de vehículos en movimiento a velocidad con elementos estáticos que obstruyen la fluidez.

Pasaron casi dos meses de la inauguración de este nuevo paso – que de verdad agiliza el tránsito- pero el estado “en obra” no se modifica. 

Unos carteles advierten “despacio” y “peligro” a los vehículos que circulan por Las Heras después de haber bajado por General Paz, es que todavía comparten carriles los vehículos que salen debajo del puente con los que ya están circulando por esa arteria, y no existe infraestructura vial alguna que advierta y proteja a los automovilistas. 

Sobre Costanera, donde se divide el tránsito entre quienes optan seguir por arriba o bajar al río, la situación también es límite. Aquí, los autos deben reducir la velocidad, se producen frenadas bruscas y algunos conductores se le cruzan a otros para poder ingresar al paso. 

Vidrios rotos en el piso y una columna de alumbrado retorcida dan cuentas de un accidente en el lugar. 

Mariano, uno de los trabajadores de la contratista que tiene a cargo la obra, contó:“La mayoría viene a 60 kilómetros por hora y se mandan como vienen debajo del puente. Muchos se llevan puestos los tachos, otros pegan llantazos en el cordón de la vereda, nadie repara en los avisos de media calzada y la pintura que marca la velocidad máxima de 40 kilómetros”. 

Fuentes de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Muni indicaron que la obra debería quedar completamente terminada en las próximas semanas y que se están construyendo muros de contención para el suelo y las gradas que quedaron expuestas. 

Por otro lado, se indicó que todavía no se construyeron las isletas de seguridad a la salida del paso en el cruce con Las Heras porque se está evaluando la posibilidad de abrir un “contracarril” sobre el puente Centenario similar al que ya se implementó sobre el puente Lavalleja.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo