?>
Córdoba

¿Por qué emitimos nuestro voto como lo hacemos?

El portal científico de la Universidad Nacional de Córdoba, Unciencia, reflota un trabajo que indaga los factores que intervienen en cada uno a la hora de votar. Mirá. 

¿Alguna vez te preguntaste qué factores intervienen en tu personalidad, en tu cerebro, en tu cuerpo a la hora de emitir un voto y elegir un candidato? ¿Afinidad política, identificación con los ideales, carisma, sus propuesta? En definitiva, ¿por qué votamos como votamos ante cada elección.

La Universidad Nacional de Córdoba, a través de su portal científico Unciencia, reflotó un trabajo de psicología política en que se busca dar respuesta a esta pregunta que seguramente alguna vez te hiciste.

Mucho contenido afectivo y emocional, poco peso ideológico y casi nada de afiliación partidaria. Sintéticamente, así parece definirse el voto del ciudadano promedio.

Dos datos revela este estudio: para la mayoría, las plataformas políticas de los postulantes tienen poca incidencia al momento de sufragar; y cuando se elige presidente, la gente se inclina por quien crea capaz de resolver sus problemas. 

"Me cae bien", "me gusta", "me parece simpático" y "me parece seguro". Para la mayoría de los votantes, la intensidad afectiva tiene un peso fundamental al momento de elegir.¿Por qué votamos como votamos? Un estudio de la UNC revela las razones.

El estudio fue realizado por el grupo de Psicología Política de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) e investigó el comportamiento de voto durante la última elección presidencial en Argentina (2011).

Específicamente indagó la intención de voto de los ciudadanos de Córdoba, es decir, a qué candidato pensaban votar y cómo influyen en esa decisión distintas variables, como ideología política, autoritarismo, clima socioemocional, confianza institucional, intensidad afectiva, eficacia política, e interés y conocimiento político.

Los resultados muestran que, aunque en ciertas situaciones la elección del candidato es intencionalmente racional, mucho más a menudo las decisiones se toman automáticamente, sin consideración consciente.

“La gran mayoría de la gente no vota porque cree en una propuesta o plataforma política, ni por su posicionamiento ideológico, porque piense que el candidato es de derecha o izquierda. Nada de eso funciona”, explica Silvina Brussino, directora del proyecto e investigadora del Conicet. Y destaca que el voto es mucho menos racional de lo que pensamos y, en cambio, está más determinado por factores de tipo afectivo.

Precisamente, una de las variables que mejor explica el resultado de las urnas en la última elección presidencial son los estados emocionales, que incluso tienen más peso en los contextos en que las personas carecen de conocimiento sobre un tema específico.  

El “me cae bien”, “me gusta”, “me parece simpático” o “me parece seguro”, parecen inclinar la balanza por uno u otro candidato. Es lo que en Psicología se denomina intensidad afectiva, que puede ser positiva o negativa, según el tipo de emoción que se trate. Para evaluar esta variable, se registran qué sentimientos  positivos (interés, entusiasmo, esperanza y euforia), o negativos y ansiógenos (amargura, resentimiento, odio, desprecio, miedo y preocupación) generan en el ciudadano determinado candidato.

De acuerdo a las conclusiones, quienes votaron a Cristina Fernández de Kirchner tuvieron el menor nivel de intensidad afectiva negativa, mientras que los que optaron por Hermes Binner, Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde presentaron los mayores niveles.
 
Quién votó a quién en Córdoba (2011)
 
* Ideología conservadora y autoritarismo. Hermes Binner (Frente Amplio Progresista) fue elegido por los ciudadanos con menor nivel de conservadurismo y autoritarismo de toda la muestra,  mientras que el candidato Eduardo Duhalde (Frente Popular), por los más conservadores y autoritarios.
* Ideología progresista, multiculturalista y garantista. El electorado que se identificó con esta  ideología optó mayormente por Cristina Fernández de Kirchner (Frente para la Victoria) y, en segundo lugar, por Jorge Altamira (Frente de Izquierda y de los Trabajadores). Los que menos lo hicieron escogieron a Rodríguez Saá.
* Clima socioemocional positivo. Los que tuvieron intención de votar a Cristina Fernández de Kirchner tuvieron la mayor percepción de clima social positivo sobre el estado actual y futuro del país.
* Intensidad afectiva. Los que presentaron niveles más altos de emocionalidad negativa se volcaron mayormente hacia  Alfonsín y Binner.
* Eficacia política externa. Cristina Fernández de Kirchner  fue la mejor posicionada entre los candidatos en términos de capacidad para dar respuesta a las necesidades concretas de los ciudadanos.
 

Sumate a la conversación
Seguí leyendo