?>
Córdoba

Por el "tabacazo", se fuma menos y puchos baratos

Los cigarrillos subieron 74% y se alteró la forma de consumo. Algunos fuman menos (bajó la venta 20%), pero más que todo, fuman mucho más las marcas baratas.

La inflación del 2016 promedia en Córdoba una suba interanual del 40,50 por ciento. Este incremento alteró notablemente los hábitos de consumo de muchos, que debieron cambiar productos y marcas habituales por alternativas más baratas. 

Esto está pasando con artículos que aumentaron lo mismo que el promedio, pero es más pronunciado en otros que sufrieron incrementos superiores, como los cigarrillos. En efecto, según datos del IPC Córdoba de la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Provincia, los “puchos” subieron 74 por ciento en lo que va del año, a partir del incremento de los impuestos nacionales allá por mayo de este año.

Desde el Centro de Almaceneros de Córdoba explicaron ayer a Día a Día que la suba, “en un principio, hizo mermar la demanda”. Y no es para menos, una etiqueta de Marlboro de 20 cigarrillos, por ejemplo, que costaba 27 pesos, pasó a 47, disparando geométricamente el costo del vicio.

Sin embargo, si bien el consumo cayó en mayo (mes en el que impactó el mayor incremento), luego se comenzó a recuperar, aunque con algunos cambios. “Fueron ganando mercado las marcas económicas, como Viceroy o Red Point”, dijeron desde la entidad que agrupa a los almaceneros. “En Córdoba, antes, las económicas no superaban el 7 por ciento de las ventas y, ahora, en algunos quioscos, llegan al 20 por ciento”, agregaron.

El fenómeno se produjo no porque las económicas no hayan aumentado (“lo hicieron en la misma proporción”, reconocen los despenseros), sino que el valor de venta de los atados de las primeras marcas –a casi 50 pesos– las vuelve inalcanzables para muchos sectores cuyos ingresos no subieron en la misma proporción. Allí ganaron las baratas, porque se venden entre 33 y 35 pesos.

20% menos

A nivel nacional, los números del mercado de venta de cigarrillos son contundentes y demuestran este fenómeno. Según la Secretaría de Agricultura de la Nación, la venta de cigarrillos de mayo fue un 44 por ciento menor a la de abril (177 millones de atados se vendieron en abril, 98,5 millones se vendieron en mayo), pero luego se fue recuperando y se estabilizó en torno a los 142 millones mensuales.

En ese nuevo escenario, cambió la participación de las grandes empresas (Massalín Particulares, BAT), que perdieron mercado a manos de las Pymes. De tener una participación de entre 3 y 3,5 por ciento en 2015, se pasó a casi 7 en la segunda mitad de 2016. En números, de vender 5 millones de atados mensuales, ahora venden 9 y hasta 10 millones.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo