?>
Córdoba

Poca agua y mucho calor cerca de las sierras

Los primeros días del 2017 trajeron pocas lluvias para la ciudad y la zona serrana. Se espera mayor nivel de precipitaciones para febrero.

El agua divide en dos a Córdoba. Es que las precipitaciones de este verano están empecinadas en castigar a la zona Este de la provincia, sobre todo a la que limita con Santa Fe, mientras que las lluvias le son esquivas a la zona serrana y también a la ciudad capital, que se cocina con estos días de mucha humedad y demasiado calor. 

Según datos del Servicio Meteorológico del Aeropuerto Córdoba, las lluvias en la ciudad apenas alcanzan las medias anuales o directamente ni las pasan, e indicaron que se espera que febrero sea un mes con mayor volumen de lluvias. 

Marcelo Madelón, meteorólogo del Servicio, informó que en lo que va del año cayeron unos 60 milímetros en la zona del Aeropuerto, mientras que en proximidades al centro de la ciudad, en barrio Observatorio, 183.

Según explicó el especialista, los registros marcan que las precipitaciones de 2017 están por debajo de lo normal. En enero de 2016, cayeron 135 milímetros de agua en la zona del Aeropuerto, mientras que en Observatorio unos 85.

“Esto es una muestra también de cómo son las tormentas de verano: localizadas, donde tenemos un mayor volumen de lluvias en una zona que no están tan alejadas de otras”, indicó el meteorólogo.

Por otro lado, Madelón indicó que en la zona de Sierras Chicas, Alta Gracia y Villa Dolores se han registrado lluvias con un acumulado de entre 50 y 60 milímetros, situación que contrasta con toda la franja Este de la provincia, casi al límite de Santa Fe, donde las primeras precipitaciones del año ya llevan superados los 200 milímetros, anegando zonas productivas y varias localidades. 

Desde la Provincia dan cuenta de esta situación de pocas lluvias en la zona de las sierras, lo que llevó a dictar durante la semana pasada un riesgo de incendio extremo, potenciado por el viento norte. Un alerta inusual para esta época.

Respiro y calor. Respecto al tiempo durante esta semana, Madelón precisó que el calor dará una tregua hasta el jueves, cuando la temperatura volverá a subir. 

Para este martes se esperan chaparrones y tormentas acompañadas de viento proveniente del sur, lo que hará que descienda la temperatura. 

Así, se espera un miércoles con aires más agradables y cielo prácticamente despejado. 

La cosa empieza a ponerse pesada el jueves, ya que está previsto que comience a soplar viento desde el norte, lo que provocará ascensos de temperatura. 

El pronostico indica entonces que durante los últimos días de enero, el termómetro podría trepar hasta los 40 grados.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo