?>
Córdoba

A pesar de las lluvias, no hubo agua en las Sierras Chicas

Desde el viernes está cortado el suministro en la zona, por un retraso en una obra para traer agua desde La Calera. Dicen que hoy se normaliza.

Este finde, los vecinos de las Sierras Chicas vivieron una situación paradojal. Y es que, si bien los ríos y arroyos se mostraban crecidos por las lluvias, de las canillas de los hogares no salía prácticamente una sola gota. La falta del líquido elemento se demoró incluso hasta el cierre de esta edición. El problema se generó en un retraso en una obra para traer agua desde La Calera.

“Según me informaron desde la Secretaría de Recursos Hídricos, la obra iba a estar lista el viernes pero se atrasó por el mal clima. El sábado volvió a ocurrir un inconveniente con una de las piezas utilizadas en la conexión”, confirmó a Día a Día Germán Jalil, intendente de Unquillo.

Entre tantos contratiempos, el suministro recién se reestableció en la mañana del domingo, aunque según vecinos de Saldán, Villa Allende, Mendiolaza, Unquillo y Río Ceballos, el servicio aún no estaba normalizado. “Es que las cisternas estaban casi vacías: puede llevar hasta dos días volver a llenarlas”, dicen los funcionarios de la región.

“Mientras vuelva a la normalidad el servicio, con la Cooperativa advertimos a los usuarios que cuiden el líquido de los tanques y asistimos a hospitales y otras instituciones a donde no puede faltar el agua. Por otro lado, se habilitó provisoriamente el acueducto de La Quebrada”, informó Jalil.

La palabra oficial. La Secretaría de Recursos Hídricos informó que a las 6 de la mañana de ayer se puso en funcionamiento la planta potabilizadora ubicada en la ciudad de La Calera, por lo que el aprovisionamiento iba a normalizarse entre la tarde y la noche. Además, desde la Provincia especificaron cuáles fueron los trabajos de conexión que complicaron el servicio.

Una de ellas, la obra de aducción a la planta La Calera, comprendió la colocación y puesta en servicio de una nueva cañería de 800 milímetros de diámetro, que permite duplicar el caudal de ingreso de agua cruda a la planta potabilizadora para su tratamiento y posterior distribución.

La otra conexión es la denominada obra nexo entre Saldán y Villa Allende, que se construye entre ambas localidades, y comprende una cañería de 600 milímetros de diámetro, que permite aumentar el caudal hacia las localidades de Mendiolaza, Unquillo y Río Ceballos.

Son “dos obras fundamentales para mejorar el funcionamiento y dar mayor capacidad al sistema del acueducto Sierras Chicas”, indicaron desde la Provincia.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo