?>
Córdoba

Pelea por su vida joven que fue atropellada

En Río Ceballos, fue arrollada por un interurbano. Tiene múltiples fracturas y no consigue que la operen. El conductor huyó, pero fue demorado luego.

Cecilia esperaba el ómnibus bajo la sombra de un árbol, a metros de la parada de avenida San Martín y Alem, en Río Ceballos. Eran cerca de las 17.30 cuando llegó la unidad, subió a un muchacho que le levantó el brazo, pero cerró sus puertas cuando iba a subir la joven de 25 años. Ella le suplicó al chofer que volviera a abrir, pero el hombre se negó. Corrió al costado del ómnibus, que empezaba a moverse. Era el segundo que no le frenaba, en la tórrida tarde del 6 de febrero. Tenía apuro.

Cecilia Cismondi tropezó, no sabe con qué, y cayó debajo del ómnibus. Tampoco sabe cómo quedó su cuerpo, sólo puede recordar las inmensas ruedas pasando por encima de su tórax. Intentó moverse, pero el dolor no se lo permitió, y las ruedas traseras del interurbano también la arrollaron. Quedó tendida en el asfalto, consciente del intenso dolor en todo su cuerpo, consciente del número de teléfono de su casa para que avisaran a su mamá. Pese a su pelvis “hecha trizas” y a las fracturas de muchas de sus costillas, una vez que fue compensada en una terapia intensiva Cecilia pudo relatar lo sucedido a su familia.

Minutos después del atropello, esa unidad de la empresa Ciudad de Córdoba fue detenida por la Policía en la localidad de Salsipuedes, a 5 kilómetros del siniestro vial. El chofer estuvo demorado poco más de 24 horas, “dice que no se dio cuenta”, le contó a Día a Día Virginia, hermana de la víctima, y añadió que nadie de la empresa se comunicó con la familia para conocer sobre el estado de la joven.

“Cuando mi mamá llegó, mi hermana seguía tirada en un charco de sangre, esperando la ambulancia que la trasladó a un hospital de Unquillo”, repasó Virginia. Una vez allí, los profesionales reconocieron no tener la infraestructura necesaria para atender un traumatismo tan severo, y pidieron que sea llevada a la Capital. “Tuvo que ir una ambulancia desde Córdoba a Unquillo, porque allá no había en qué moverla”, recordó. Llegó descompensada al Sanatorio Parque, en barrio San Vicente, en donde la estabilizaron y siguieron estudiando. El cuadro era grave, tampoco se consideraban aptos para tratarla y volvieron a pedir un traslado.

Siempre según el relato de su hermana, en el Sanatorio Mayo la admitieron, pero al día siguiente también valoraron que no estaban en condiciones de atenderla. Un traumatólogo recomendado la vio, y les dijo a sus familiares que él sí podía operar a Cecilia, pero en el Sanatorio Allende, institución que no está entre los prestadores que la Administración Provincial del Seguro de Salud (Apross) le ofrece a los Cismondi.

El tiempo es oro. “Ahí se trabó aún más todo, Apross no aprueba el Allende porque es muy costoso, pero sí aprueba el Hospital Español, entonces teníamos que decidir si hacernos cargo nosotros del costo en el Allende o aceptar el Español”, contó, y suplicó: “Pasan los días, y seguimos haciendo trámites y más trámites, hasta tuvimos que poner un abogado para que nos defienda, porque mi hermana necesita que la atiendan urgente”.

La lucha por la atención adecuada para Cecilia se suma al trajín de denuncias por el colectivero que la atropelló y huyó, sin brindarle asistencia. Pasaron tres días, y la joven con sus huesos triturados sigue esperando que empiecen a sanarla. “Ahora nos dicen que el jefe de la terapia intensiva del Mayo es quien tiene que firmar la derivación al Allende, pero al mismo tiempo nos responden que no está aprobado que vaya al Allende, nadie nos explica nada”, reprochó, angustiada, Virginia. Y aclaró que en el Hospital Español les dijeron que no hay camas para recibir a la muchacha. “Vamos a presentar un amparo”, resumió Virginia, y pidió a quienes hayan visto lo sucedido y puedan atestiguar, que se comuniquen con la comisaría de Río Ceballos.

Virginia Cismondi -Hermana de Cecilia, la joven atropellada- Ya no sabemos qué hacer, vamos a presentar un amparo para que un juez ordene la cobertura, pero mi hermana no puede seguir esperando. Y si alguien vio lo que pasó y puede atestiguar, le pedimos que se comunique con nosotros al 03543 15635897 (Adriana Verón) o con la Policía.

Qué pasó. Cecilia Cismondi fue atropellada por un ómnibus interurbano el miércoles a las 17.30, en Río Ceballos. El chofer huyó, pero fue detenido poco después en Salsipuedes. Dijo que no se dio cuenta. Este diario intentó anoche comunicarse con la empresa Ciudad de Córdoba, pero no fue posible. Cecilia está en grave estado, y desde ese día pasó por varios sanatorios. Todavía no ha sido intervenida debido a la complejidad de su cuadro.

Sumate a la conversación
Seguí leyendo